Santiago. La visita oficial del primer ministro chino, Li Keqiang, a Chile, la primera al país sudamericano desde que asumiera su puesto en 2013, proporcionará una oportunidad de oro para que los dos países mejoren la confianza recíproca y su cooperación práctica.

Li tiene previsto llegar hoy domingo a Chile, la última parada de su gira por cuatro países latinoamericanos, que ya le llevó a Brasil, Colombia y Perú.

Durante su estadía, Li mantendrá conversaciones con la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y asistirá con ella a la ceremonia de firma de varios documentos de cooperación entre los dos gobiernos.

El primer ministro chino se reunirá también con Osvaldo Rosales, director de la División de Comercio e Integración Internacional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, y pronunciará un discurso ante el organismo de la ONU.

Los gobiernos chino y chileno expedirán un comunicado conjunto durante la visita.

En la víspera de la visita de Li, Bachelet dijo en entrevista exclusiva con Xinhua que tiene "una muy buena estimación de los lazos entre Chile y China".

Los dos países cuentan con lazos amistosos de cooperación desde que hace 45 años se establecieran las relaciones diplomáticas bilaterales, dijo Bachelet.

"Queremos seguir en esta misma senda, seguir intensificando y profundizando nuestros lazos, nuestro intercambio y nuestro conocimiento el uno del otro", dijo la presidenta.

Chile fue el primer país sudamericano en establecer relaciones diplomáticas con China y el primer país latinoamericano en firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el país asiático. Este, por su parte, es el mayor socio comercial de Chile, el primer destino de sus exportaciones y el mayor comprador de sus productos de cobre.

Dado el TLC entre los dos países, el volumen del comercio bilateral ascendió en 2014 a 34.100 millones de dólares, cinco veces más que el registrado antes de la firma del tratado en 2005, dijo el embajador chino en Chile, Li Baorong.