Beijing, Xinhua. Las próximas visitas del presidente chino, Xi Jinping, a Trinidad y Tobago, Costa Rica y México abrirán una nueva página en el capítulo de las relaciones entre China y América Latina y el Caribe, e inyectarán nueva vitalidad en los lazos bilaterales entre el país asiático y las tres naciones, coincidieron algunos expertos chinos en entrevistas con Xinhua.

Xi realizará visitas de Estado a los tres países del 31 de mayo al 6 de junio, según anunció el martes la cancillería china.

En opinión del director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Fundación de Investigación de Asuntos Internacionales de China, Wu Changsheng, el viaje latinoamericano de Xi constituye una visita de carácter estratégico y una importante acción diplomática desde que la nueva dirección de China asumiera el cargo en marzo pasado, lo que refleja la disposición estratégica general de la diplomacia del nuevo gobierno chino.

Wu señaló que México, un gran país de América Latina y una nación emergente en vías de desarrollo, es uno de los socios de cooperación más importantes de China en el continente, por lo que desarrollar la colaboración y los intercambios con el mismo tiene un significado fundamental.

Por su parte, Costa Rica, el único país centroamericano que tiene relaciones diplomáticas con China, juega un importante papel en los asuntos de la región. La visita de Xi coincide con el sexto aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas sino-costarricenses y promoverá el desarrollo de los vínculos bilaterales. Por último, se trata de la primera visita del máximo líder chino a Trinidad y Tobago, el país que cuenta con la mayor influencia en la región del Caribe, indicó Wu, quien fue también ex embajador de China en Bolivia, Bahamas y Colombia.

Wu recórdó la visita de Estado que efectuó el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a China en abril, y destacó que el hecho de que los jefes de Estado chino y mexicano realizaran visitas recíprocas en un plazo de dos meses resulta poco frecuente, lo que pone de manifiesto la gran importancia que conceden los dos países al desarrollo de las relaciones bilaterales.

"La VII Cumbre Empresarial China-América Latina, que se celebrará en noviembre en San José, creará un nuevo espacio para las relaciones comerciales entre China y América Latina", comentó Li Changhua, ex embajador chino en Costa Rica.

El experto expresó su confianza de que la próxima visita a México de Xi ayude a elevar la asociación estratégica de las dos naciones a un nuevo nivel y agregó que en el área comercial, los dos países tienen buenas perspectivas de cooperación en materia de energía y turismo.

Por su parte, el ex embajador chino en Costa Rica, Li Changhua, señaló que la cooperación comercial sino-costarricense se ha desarrollado rápidamente desde que el Tratado de Libre Comercio bilateral entrara en vigor en 2011. En su opinión, ambos países cuentan con gran potencial de colaboración en ámbitos como los de las infraestructuras, el turismo, la energía y la protección medioambiental.

"La VII Cumbre Empresarial China-América Latina, que se celebrará en noviembre en San José, creará un nuevo espacio para las relaciones comerciales entre China y América Latina", comentó Li.

Yang Youming, quien acaba de dejar el cargo de embajador de China en Trinidad y Tobago, admitió que aunque el volumen comercial bilateral es relativamente escaso, la cooperación en materia de construcción de infraestructuras y telecomunicaciones entre los dos países se ha ampliado.

Como importante miembro de la Comunidad del Caribe, tanto sus ricos recursos petrolíferos y gasísticos, como su maravilloso paisaje natural, constituyen el foco de la colaboración económica y turística bilateral del futuro, opinó.

En lo que va de año, los intercambios de alto nivel entre China y América Latina han sido frecuentes. En abril, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el peruano, Ollanta Umala, visitaron China y asistieron a la Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia 2013.

El vicepresidente chino, Li Yuanchao, concluyó la semana pasada su visita oficial a Argentina y Venezuela. Mientras tanto, el presidente uruguayo, José Mujica, empezará mañana sábado una visita de trabajo al país asiático.

Desde el inicio del nuevo siglo, China y las naciones latinoamericanas no han dejado pasar las oportunidades que conlleva la globalización económica y han aprovechado la complementariedad en el área económica y comercial, impulsando las relaciones económicas y comerciales bilaterales.

En 2012, el volumen comercial bilateral creció un 8,1 por ciento anual para situarse en 261.200 millones de dólares, lo que supone un nuevo récord. La inversión no financiera de China en América Latina superó los 54.000 millones de dólares. "Todo esto puede traducirse en que el papel que juega China en el reajuste del 'clima económico' de Latinoamérica sigue aumentando", declaró Wu Changsheng.

A su juicio, China y América Latina pueden explotar aún más el potencial de cooperación mediante la transformación económica y la optimización de la estructura industrial. Wu manifestó su confianza de que la visita de Xi sirva para explorar nuevas áreas en el terreno de la cooperación sino-latinoamericana.

Los tres antiguos embajadores coincidieron en que tanto China como América Latina, uno como el mayor país en vías de desarrollo del mundo y la otra como la región en vías de desarrollo más amplia del hemisferio occidental, se enfrentan con los desafíos de la transformación económica, la mejora del bienestar de sus pueblos, la protección medioambiental y el desarrollo sostenible.