El presidente estadounidense, Donald Trump, decidió mantener la exoneración provisoria de aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes solo de la Unión Europea, Canadá, Argentina, Australia, Brasil y México, según informó la Casa Blanca.

En el caso de Canadá y México, Trump prorrogó por 30 días más las exenciones a los aranceles, pendientes también de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya siguiente ronda de charlas está prevista para el 7 de mayo. Para el caso de Argentina, Australia y Brasil, la administración dijo que había alcanzado acuerdos iniciales cuyos detalles serán definidos en los próximos 30 días y por ellos los tres países no tendrán que pagar los aranceles en el futuro.

Paralelamente, la Casa Blanca informó que finalizó la redacción de un tratado de libre comercio con Corea del Sur. Respecto al acero, los surcoreanos admiten una cuota anual de exportaciones hacia Estados Unidos de 2,68 millones de toneladas, 70 % de la media de sus ventas anuales de los tres últimos años.

La extensión de la medida vencía a la media noche del 30 de abril. La decisión deja por fuera a países como Colombia, cuyas exportaciones en productos que se clasifican dentro de la categoría de aluminios y aceros ascienden a US$226 millones en total. Tampoco se mencionan China, Rusia y Japón. Este último es uno de los socios claves de EE.UU., que actualmente está pagando los aranceles.

Las empresas que obtengan exenciones recibirán reembolsos por los aranceles que están pagando actualmente. Pero las demoras podrían significar inmovilizar millones de dólares que una empresa podría invertir en instalaciones y empleados, dijo Ann Wilson, vicepresidenta senior de asuntos gubernamentales de la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos, que representa a los proveedores de vehículos.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos dijo que está luchando con una avalancha de solicitudes, pues ha llevado a varios legisladores y grupos comerciales a pedir que se tomen medidas. Los bienes en las solicitudes de exclusión publicadas hasta el momento van desde componentes automotrices y productos de acero especializados utilizados por los fabricantes, hasta cuerdas de piano y anzuelos de acero inoxidable.

Cerca de 3.500 solicitudes de exclusión aún no se han revisado, mientras que alrededor de 550 se había procesado al 27 de abril, según el Departamento de Comercio. No se puede tomar una decisión sobre una solicitud hasta que haya sido revisada y publicada en línea durante 30 días en caso de que surjan objeciones.

Las empresas que obtengan exenciones recibirán reembolsos por los aranceles que están pagando actualmente. Pero las demoras podrían significar inmovilizar millones de dólares que una empresa podría invertir en instalaciones y empleados, dijo Ann Wilson, vicepresidenta senior de asuntos gubernamentales de la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos, que representa a los proveedores de vehículos.

El Departamento de Comercio dijo que casi todas las solicitudes pendientes de revisión se recibieron en los últimos 12 días, y que un tercio de las solicitudes hasta ahora provienen solo de 10 compañías. Una empresa presentó 1.167 solicitudes, dijo el departamento. Muchas compañías tampoco presentaron una solicitud por separado para cada producto, como se solicitó, y 930 solicitudes iniciales tuvieron que ser rechazadas por razones técnicas y enviadas de nuevo.

Cabe recordar que inicialmente el presidente Trump descartó eximir a cualquier país de las tarifas anunciadas el pasado 23 de marzo (aranceles de 25 % a las importaciones de acero y de 10 % a las compras de aluminio), pero se retractó. Según su argumento, las importaciones representan una amenaza para la seguridad nacional.