Ciudad de México.- El Producto Interno Bruto de México creció 1.1% durante enero-marzo de este año respecto al trimestre anterior, con lo cual aceleró su crecimiento por segundo trimestre consecutivo y tuvo el mayor avance en año y medio, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El impulso registrado en los primeros tres meses del año provino del sector servicios, que creció a una tasa de 1.2%, seguido del sector agropecuario que se incrementó 0.8% trimestral.

Por su parte, la industria del país registró un avance de 0.7% en el primer trimestre, lo que significó romper con la racha de tres trimestres seguidos de retrocesos.

Respecto a enero-marzo de 2017, la economía mexicana tuvo un avance de 2.4%, en en el que los servicios y el agro fueron los principales motores, frente al estancamiento que reportó la industria.

Optimismo.- Para Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte Ixe, los resultados del primer trimestre anticipan un mayor dinamismo de la economía en el segundo trimestre.

“En particular, consideramos que la mayor velocidad de convergencia de la inflación hacia su meta de 3% implicará mayores remuneraciones reales que contribuiría a que el consumo privado presente un mayor crecimiento”, expresó Cervantes en 
un análisis.

El analista añadió que el mayor consumo también estará sustentado en el desempeño del empleo formal y el mayor crédito bancario al sector privado.

Cervantes manifestó que derivado del proceso electoral, el gasto público aumentará, lo que tendrá un efecto favorable en el sector servicios y en la construcción.

Además, apuntó que la incertidumbre sobre los resultados de los comicios probablemente se vea reflejada en una mayor depreciación del peso durante el segundo trimestre del año.

“Ello implicaría una mayor demanda externa de productos mexicanos, lo cual tendrá un impacto positivo sobre las exportaciones y la producción manufacturera mexicana”.

Por el lado del sector minería (que incluye al petrolero), consideró que su recesión continuará durante abril-junio, “con lo que la variación anual de la industria tenderá a converger a cero”.

Cervantes concluyó que “en el agregado, los factores antes mencionados inducirán un mayor dinamismo de la economía mexicana durante el segundo trimestre 2018”.

Más cautela.- De acuerdo con Joan Eric Domene, economista del Banco Invex, los datos del primer trimestre confirman una tenencia de crecimiento de 2.1% para todo el año, “debido a la persistencia de un escenario de incertidumbre que lastrará el crecimiento de la economía nacional durante la primera mitad del año”.

Manifestó que el sector servicios, que concentra el grueso de la actividad económica del país, se mantendrá como principal motor de crecimiento, “aunque a un menor ritmo del observado durante el 
año pasado”.

Por el lado del sector industrial, Domene expresó que “sufrirá la reducción de la plataforma petrolera, aunque se beneficiará de un mejor dinamismo de la demanda externa por manufactura”.

Expresó que una buena noticia será que se anticipa un ligero aumento del gasto público, lo que en su opinión podría compensar, aunque parcialmente, la reducción en el consumo así como de inversión privada.