La Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), considera que la decisión del gobierno nacional de eliminar el tipo de cambio de Bs. F. 2,60 por dólar para las importaciones de materias primas, insumos y maquinarias fundamentales para la producción, "aunque simplifica en algo un sistema cambiario complejo e ineficiente, demuestra la carencia de una política macroeconómica de estímulo a la actividad productiva nacional, por parte del Gobierno".

Señala que una política coherente y concertada de estímulo a la producción nacional supone definir una tasa de cambio que estimule la actividad manufacturera interna y estimule las exportaciones en las áreas donde se tienen ventajas competitivas. Al no existir dicha política, se le reemplaza por devaluaciones periódicas, que son medidas aisladas y encaren los bienes y servicios.