Washington. La confianza de las empresas constructoras de viviendas en Estados Unidos cayó en julio a su nivel más bajo en más de un año debido a la expiración de un subsidio gubernamental para los compradores de viviendas.
La caída generó dudas sobre la recuperación del sector de vivienda.

El índice del sector de viviendas, que compila la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas de Estados Unidos (NAHB, por sus siglas en inglés), cayó en julio dos puntos a 14, su nivel más bajo desde abril de 2009.

El descenso mayor al esperado marca la segunda caída consecutiva, como consecuencia de la expiración de los subsidios del gobierno para la compra de viviendas y el alto nivel de desempleo.

"Los compradores están reportando una continua vacilación del consumidor en relación a la compra de viviendas debido a la incertidumbre sobre la economía en general y el mercado laboral", afirmó Bob Jones, titular del directorio de NAHB.

Los economistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban una lectura de 16 puntos en julio. La lectura de junio fue revisada a 16 desde la previamente informada de 17.

El informe mostró que el índice de condiciones actuales de venta cayó a 15 frente a la lectura de 17 de julio y señaló que las expectativas de venta para los próximos seis meses declinaron de 22 a 21 puntos. El tráfico de posibles compradores retrocedió de 13 puntos a 10.

El índice de marzo se basó en un sondeo realizado a 502 constructoras de viviendas. Las cifra utilizadas para compilar el índice han sido ajustadas por factores estacionales.

El índice debe superar 50 si el número de constructoras que califican de "buenas" las ventas excede el número que las califica de "pobres". La última vez que el índice excedió 50 fue en abril del 2006.