Washington. El Congreso estadounidense votó aprobó una prórroga de los beneficios para desempleados hasta noviembre, lo que otorga cuatro meses de asistencia a personas que están desempleadas desde hace tiempo.

La iniciativa fue aprobada este jueves en el último trámite por la Cámara de Representantes, luego de que en la víspera el proyecto fuera aprobado en el Senado.

Una vez que sea promulgada por el presidente Barack Obama, la iniciativa permitirá que los cheques a los desempleados podrían empezar a ser distribuidos en unos días.

La votación puso término a proceso legislativo extraordinariamente polémico, que entregará ayuda a millones de estadounidenses que no han podido conseguir un empleo, en muchos casos durante más de un año.

La legislación renueva el período máximo de 99 semanas en que las personas desempleadas durante un período largo pueden recibir asistencia en la mayor parte del país.

En el Senado, la mayoría de los republicanos se opuso a la prórroga, argumentando que tendría un efecto negativo sobre el déficit presupuestario federal.

En tanto, en la Cámara de Representantes unos de 30 republicanos se unieron a casi la totalidad de los demócratas en la Cámara baja que aprobaron la medida.

La Oficina de Presupuesto del Congreso informó que la legislación tendrá un costo de US$33.000 millones durante la próxima década.

La ley será financiada con la emisión de deuda nueva por parte del gobierno federal.