Tegucigalpa. El Congreso de Honduras aprobó este miércoles un decreto para detener una escalada en los precios de algunos artículos básicos, pese a la oposición empresarial que ve la medida como perjudicial para el sector agrícola de la empobrecida nación centroamericana.

Con el decreto -una iniciativa del gobierno del presidente Porfirio Lobo- Honduras congelará por 60 días los precios de más de 30 productos, como granos básicos, harinas, legumbres, leche y sus derivados, carnes, huevos, además de los útiles escolares.

El decreto fue aprobado por unanimidad en el Congreso unicameral.

"El gobierno es partidario de la libre empresa pero este decreto es necesario para frenar la especulación y proteger al pueblo de los abusos de los que acaparan los productos", dijo Samuel Reyes, uno de los tres vicepresidentes del país, al hablar ante la cámara legislativa.

Honduras enfrenta una escalada de precios, que golpea especialmente el costo del frijol, esencial en la dieta de los hondureños, y que casi triplicó su precio, tras una temporada de lluvias que también afectó las cosechas de maíz y los legumbres.

Hasta octubre, la inflación de Honduras medida en una tasa interanual se ubicó en un 5,6%, desde el 3% en que cerró el 2009.

El banco central hondureño estima un aumento este año en el índice de precios al consumidor de entre el 7% y el 8%.

La llamada Ley para combatir la especulación y el acaparamiento de productos de la canasta básica familiar entrará en vigencia después de su publicación en la gaceta oficial, contempla sanciones contra los negocios que violenten los techos de precios y exhorta a impulsar una concertación de precios con productores y empresarios.

No obstante, el director ejecutivo de la empresarial Federación Nacional de Agricultores de Honduras (Fenagh), Edgardo Leiva, rechazó el decreto y descartó que los aumentos en los precios sean intencionales.

"Los altos precios de los granos, como el frijol, son causados por las pérdidas por las lluvias y no por especulación", dijo Leiva a Reuters.

"Esta medida aprobada hoy, más bien podría causar escasez y frenar la inversión en el campo", agregó.

Honduras es la tercera nación más pobre del continente americano, después de Haití y Nicaragua.

La economía hondureña se contrajo el año pasado un 1,9%, y para el 2010 estima una expansión de entre el 2,2% y el 3,2%.