Montevideo. Con los votos del oficialismo, el congreso uruguayo aprobó este lunes la ley de presupuesto para el gobierno del presidente izquierdista José Mujica, en medio de una escalada de huelgas de varios sectores que reclaman por mayores recursos y otras reivindicaciones.

El país sudamericano enfrenta desde hace una semana distintas paralizaciones de tareas, que incluyen medidas de fuerza de funcionarios del gobierno de la capital, áreas de la banca, de la salud, controladores aéreos y aduanas.

Si bien en algunos sectores los conflictos parecen cerca de solucionarse y las protestas se moderaron, en otros se mantienen firmes y esta semana se agregarán medidas de fuerza de funcionarios de la administración central.

Aprobación. Las movilizaciones coincidieron con el debate del proyecto de presupuesto quinquenal, de unos 870 artículos, que fue finalmente votado en la noche de este lunes luego de más de 11 horas de sesión por 17 senadores en 28 presentes.

La iniciativa, que ya había sido aprobada en Diputados en octubre y entrará en vigencia en el 2011, despertó críticas de sectores que reclaman una mayor asignación de recursos, en medio de una fuerte expansión de la economía local por octavo año consecutivo.

El mandatario uruguayo, un ex guerrillero que desde marzo de este marzo está al frente del segundo gobierno de izquierda en el país, se mostró optimista en que la ola de conflictos finalice.

"Se sale (de los conflictos), no se preocupe, siempre que llovió paró", dijo Mujica a periodistas este lunes. "Es un bollo (muy fácil) tener un gobierno de izquierda porque respeta hasta el cansancio los derechos de la gente", agregó.

El oficialismo, con mayoría en ambas cámaras, defendió el presupuesto y destacó la prioridad que le da a inversiones en vivienda, seguridad, educación e infraestructura.

Desde la oposición de centroderecha, en tanto, se cuestionó un aumento en el gasto en cargos de confianza e incrementos salariales.

Expansión. En el presupuesto las autoridades elevaron a un 6,5% la previsión del crecimiento de la economía local, desde el 5,1% previo, para este año.

El Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá un 4,5% en el 2011 y un 4% entre 2012 y 2015, según las expectativas oficiales.

Asimismo, el gobierno prevé para este año una inflación minorista de un 6,6% y un déficit fiscal de un 1,2%.

Según la propuesta del Poder Ejecutivo, el país planea emitir bonos por US$5.000 millones en el mercado local e internacional entre el 2010 y 2014, dándole prioridad al mercado doméstico.

Entre esos años, Uruguay deberá pagar unos US$3.500 millones en amortizaciones de deuda, mientras que el total de intereses a pagar en el período es de unos US$5.500 millones.

En septiembre se autorizó en un decreto la recompra de deuda por hasta US$500 millones  y el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, dijo días atrás que el Gobierno estaba trabajando en cancelar deuda con fondos propios.