Santiago. El actual nivel del tipo de cambio en Chile se encuentra dentro de sus fundamentos de largo plazo, aunque en la parte baja de sus rangos considerados como coherentes, dijo este viernes un consejero del Banco Central.

En momentos en que las monedas emergentes se aprecian con fuerza, el consejero Rodrigo Vergara afirmó durante una presentación en un seminario que la intervención cambiaria es una herramienta que sirve para corregir desviaciones transitorias, pero no tendencias de los tipos de cambio.

"El nivel de tipo cambio real sigue siendo más elevado que en principios de 2008 y de la segunda mitad de los 90, pero claramente está en la parte baja de los rangos considerados coherentes con los fundamentos de largo plazo", dijo Vergara.

Esta semana, el peso chileno tocó máximos intradiarios de más de 30 meses frente al dólar, empujado mayormente por un avance del cobre, la principal exportación del país, que ha subido a máximos históricos consecutivos en la Bolsa de Londres.

"Con todo, actualmente la volatilidad del tipo de cambio es mayor a lo que había antes de la crisis financiera", dijo Vergara.

Las expectativas de una mayor caída del dólar en los mercados internacionales también han presionado a la moneda debido a que operadores han salido a liquidar parte de sus posiciones, lo que ha inundado de divisas al mercado local.

Si se mantienen estas variables, los agentes advierten una pronta intervención del Banco Central para ayudar a frenar la apreciación de la moneda chilena, lo que se produciría en niveles cercanos a las 460/475 unidades por dólar.

Bajo ese escenario, el miembro del instituto emisor enfatizó que se intervendrá en el mercado cambiario si el peso está fuera de sus fundamentos.

Pero aclaró que la intervención "es una herramienta disponible, sirve para corregir desviaciones transitorias, pero no altera tendencias" ya que dadas las perspectivas de crecimiento para las economías emergentes habrá que acostumbrarse a monedas más apreciadas.

La última vez que el Banco Central de Chile intervino en el mercado cambiario local fue en 2008 mediante un programa de compra diaria de dólares en momentos en que la moneda local se ubicaba cerca de las 430 unidades.