El gobierno costarricense trabaja en la confección de un nuevo plan fiscal que incluye la extensión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 15%.

Nación.com publicó este jueves que con la iniciativa se busca generar recursos al Estado equivalentes al 2,5% del Producto Interno Bruto, con el fin de financiar el déficit del gobierno.

“Preliminarmente Hacienda anunció que el impuesto sería del 15%; no obstante, la cifra final estaría definida en la propuesta que presente el ministro Fernando Herrero el próximo 17 de enero, una vez que haya recibido las observaciones de varios sectores sobre el proyecto de reforma fiscal”, publica el portal.

La Administración también pretende reducir la canasta de bienes exentos de 300 a 50, con el fin de eliminar distorsiones pues la actual canasta incluye bienes catalogados como “de lujo”.

De avalar el plan propuesto se daría un aumento desde un 13% hasta el 15% del IVA, además se gravarían todos los servicios y no solo unos pocos, como en la actualidad, incluso servicios profesionales y actividades en salud y educación.

Alan Saborío, experto en impuestos de la firma Deloitte, explicó a Nación.com que los proveedores de los servicios deberán trasladar el costo del impuesto al consumidor final, lo cual significará un aumento en el precio.