La Paz. Anuncios de nacionalizaciones de empresas privadas, autoridades de fiscalización que sugieren controlar los precios de productos sin una base técnica ni jurídica o bien, la intención de crear un nuevo aporte patronal para el sistema de pensiones de los trabajadores que implicará una carga de aproximadamente US$300 millones anuales por parte de los empleadores formales son algunas de las críticas formuladas por el presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (Feplp), Enrique García, a las medidas adoptadas o que pretende adoptar el Gobierno de Bolivia.

“Ese es el clima de negocios que vemos actualmente en el país”, apuntó García, de acuerdo a El Diario y advirtió que los anuncios y las medidas determinadas por el Gobierno ponen en riesgo financiero a las empresas privadas de La Paz.

El dirigente de los empresarios paceños lamentó la actitud contradictoria de los funcionarios gubernamentales porque según la Constitución Política del Estado (CPE) deben apoyar la producción y la industrialización del país, pero en los hechos las medidas aplicadas y los anuncios que realizan desalientan al sector privado.

Incertidumbre. García indicó que en la actualidad existen varias oportunidades para aprovechar el mercado internacional y nacional, pero la incertidumbre creada por las actitudes gubernamentales causa el freno de los emprendimientos productivos privados.

“Oportunidades de negocios hay y muchas, especialmente en La Paz, sin embargo es más la incertidumbre y la desconfianza en las acciones del gobierno y ello frena los intentos de nuevos emprendimientos”, manifestó.

De mejorar esta situación se permitirá crear empleos directos e indirectos y se luchará de forma efectiva contra el desempleo y la pobreza existente en el país, según García.

El titular de las Feplp concluyó que la tasa de crecimiento de la región durante el primer semestre del 2010 fue de 3%, lo cual podría incrementarse a 5% si se crea un ambiente favorable para el desarrollo productivo y el emprendimiento privado.