La Habana. Cuba no está emprendiendo reformas económicas, sino actualizando su modelo socialista donde el Estado retendrá la propiedad de los medios de producción, dijo el ministro de Economía, Marino Murillo.

La aclaración publicada este lunes por el diario oficial Granma llega en medio de un debate sobre el nuevo rumbo que el gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) busca imprimirle a la economía, que incluye una reducción del aparato estatal y una ampliación del sector privado.

"No hay reforma, es una actualización del modelo económico. Nadie piense que vamos a ceder la propiedad, la vamos a administrar de otra forma", dijo el ministro Marino Murillo.

"Enfatizó que en la actualización del modelo económico primará la planificación y no el mercado", añadió el diario citando al ministro.

Murillo habló el fin de semana en el inicio de los debates previos a un postergado congreso del PCC que abordará en abril del 2011 los problemas económicos de la nación.

Una hoja de ruta económica preparada por el PCC con miras al congreso propone entre otras cosas desarrollar el sector privado, promover la inversión extranjera, reducir los subsidios y captar nuevas fuentes de financiamiento para resucitar el descapitalizado aparato productivo.

El texto aclara que los ajustes económicos serán hechos sin renunciar al socialismo, al que se considera la única forma de preservar los avances sociales de la revolución de 1959.

Durante el mismo debate, el presidente Raúl Castro dijo que las medidas económicas eran inaplazables.

"Sobre las medidas que se toman para solventar los problemas que inciden en la economía cubana (...) (Castro) afirmó que no queda más alternativa que aplicarlas", dijo Granma.

El presidente dijo que el debate sobre los futuros ajustes económicos debía ser enriquecido por las discrepancias.

Aclaró además que las ideas de su convaleciente hermano Fidel Castro, a quien remplazó en el poder en 2008, "están presentes en cada uno de los lineamientos propuestos".