La Habana. Cuba aplicará a los pequeños empresarios privados un impuesto a la renta escalonado de entre 25% y 50% de sus ingresos netos anuales, dijeron este lunes las autoridades, al fijar nuevas reglas de mercado en la isla de gobierno comunista.

La publicación de las regulaciones en la Gaceta Oficial (www.gacetaoficial.cu) es la señal de largada para la expansión del diminuto sector privado en Cuba.

El presidente Raúl Castro autorizó los negocios privados en 178 áreas para absorber parte de los 500.000 empleados públicos que serán despedidos en los próximos seis meses para reducir el gasto del Estado.

"Las personas naturales autorizadas a realizar actividades por cuenta propia son sujetos del impuesto sobre los ingresos personales", dijo el reglamento publicado por la Gaceta Oficial y vendido en quioscos de todo el país.

El nuevo impuesto a la renta oscilará entre 25% y 50% de los ingresos netos declarados a fin de año por los pequeños empresarios. Estarán exentos quienes ganen menos de 5.000 pesos cubanos (US$225 dólares) anuales.

La base imponible serán los ingresos brutos menos los gastos deducibles, que oscilarán entre 10% y 40% según la actividad.

El nuevo régimen tributario es una novedad en un país donde hasta ahora el Estado emplea alrededor del 85% de la fuerza laboral y muy pocos pagan impuestos.

Algunos detalles fueron adelantados la semana pasada por la prensa oficial y considerados "amigables" por analistas

La Gaceta Oficial, fijó además este lunes un impuesto sobre las ventas del 10% y una contribución a la seguridad social del 25%.

Las nuevas regulaciones establecen impuestos para quienes subcontraten mano de obra, una novedad en Cuba.

Fijan también un impuesto del 10% para quienes alquilen viviendas, garajes o locales comerciales.