La Habana. Cuba ha entregado más de 1.000.000 de hectáreas de tierras en usufructo a nuevos productores, una de las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro para elevar la oferta de alimentos. Sin embargo, del total cedido, el 54% continúa como tierras improductivas, dijo este viernes la prensa local.

En septiembre de 2008, el gobierno cubano aprobó una ley para la entrega de las tierras estatales ociosas para su explotación en usufructo, luego de informar que la mitad de las áreas cultivables de la isla estaban sin producir.

"Sólo el 46% del total entregado está en utilización" sostuvo el director del Centro Nacional de Control de la Tierra, Pedro Olivera.

Raúl Castro, que recientemente abrió la puerta a la iniciativa privada en el sector minorista, ha insistido en que la producción de alimentos es un asunto de "seguridad nacional" y hace énfasis por reanimar la producción agrícola para reducir las importaciones.

"De las áreas entregadas más de la mitad se han destinado a la ganadería; el 26,8% son para el cultivo de viandas y hortalizas y el 7,7% para el arroz", dijo el director del Centro Nacional de Control de la Tierra, Pedro Olivera.

"Sólo el 46% del total entregado está en utilización", afirmó el funcionario en declaraciones al diario estatal Juventud Rebelde.

Olivera dijo que el 54% de esas parcelas permanecen aún improductivas debido a los "volúmenes altos de infestación de (el arbusto) marabú con que se entregaron, la carencia de recursos y medios de trabajo y la sequía que ha azotado al país".

Cuba, que ha sido fuertemente golpeada por la recesión económica global y el azote de varios huracanes en el 2008, invierte anualmente entre US$1.500 millones y US$2.000 millones en la compra de alimentos.

Olivera dijo que hasta agosto de este año se han recibido 133.900 solicitudes de tierras para cultivar, de las cuales se han aprobado el 83%.

La entrega de las parcelas estatales ha atravesado problemas con la "preparación y capacitación del personal y la falta de agilidad en la confección de los expedientes", según dijo el funcionario.

El Estado controla el 60% de las tierras en Cuba, pero las granjas y cooperativas estatales producen apenas 30% de los alimentos cosechados en el país.

Agricultores dijeron esta semana a Reuters que el Estado comenzó a abrir tiendas donde por primera vez los productores pueden comprar insumos y herramientas libremente, en otro paso del gobierno comunista para revitalizar su modelo agrícola fuertemente centralizado.