Hong Kong. El temor a que Portugal podría tener que buscar ayuda por problemas de deuda soberana mantuvo al euro cerca de un mínimo de cuatro meses y debilitó el apetito por activos de riesgo, aunque un rebote en el precio del petróleo impulsó a las acciones energéticas en Asia.

Portugal, que tiene previsto vender deuda por 1.250 millones de euros (US$1.550 millones) este miércoles, tendría que pagar un alto precio para recurrir a los mercados de capitales.

España e Italia también acudirán a los mercados en la que es vista como la primera prueba importante en el año para saber si los países con mayor riesgo de la zona euro pueden financiar sus enormes deudas a un costo sostenible.

Una fuente de alto rango de la zona euro dijo el domingo a Reuters que Alemania y Francia están aumentando la presión sobre Portugal para que busque ayuda financiera de la Unión Europea y el Fondo Monetario Mundial para evitar que la crisis de deuda del bloque se propague.

Sin embargo, es poco probable que las presiones en la zona euro hagan desaparecer una tendencia vista desde que comenzó el año que muestra una creciente voluntad de tomar riesgos.

"El año comenzó con una tendencia bastante alcista y lo que estamos viendo es cierta precaución en el ambiente", dijo Lorraine Tan, directora de investigación de valores para Asia de Standard & Poor's en Singapur.

"Siempre que hay una subasta de bonos gubernamentales en Europa se va a crear cierta ansiedad en los mercados, y creo que eso va a ser una característica de este año", agregó.

El euro cayó a mínimos no vistos desde mediados de septiembre, retrocediendo hasta US$1,2860 en la plataforma comercial EBS antes de recuperar terreno y subir a cerca de US$1,2900.

En tanto, las bolsas asiáticas retrocedieron levemente este lunes con modestos volúmenes operados debido a que los mercados japoneses estuvieron cerrados por un feriado público.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas cedía un 0,72%. Las acciones de compañías energéticas exhibían un mejor desempeño gracias a un rebote del precio del petróleo.

En los mercados de materias primas, el crudo estadounidense trepó hasta casi tocar los US$90 por barril luego de que una fuga llevó al cierre de un oleoducto que transporta el 12% de la producción de petróleo de Estados Unidos.

Más tarde, recortaba parte de esa subida pero recuperaba parte del terreno perdido la semana pasada, cuando cayó un 3,2%.

El oleoducto Trans Alaska fue cerrado el sábado sin indicio de cuándo será reabierto luego de que se descubrió una filtración en Prudhoe Bay, obligando a las petroleras a recortar la producción al 5% de su promedio de 630.000 barriles diarios.