Sao Paulo. La presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, posiblemente mantenga a José Sergio Gabrielli como presidente ejecutivo del gigante petrolero Petrobras por al manos otro año, dijo este lunes el diario O Estado de S. Paulo, sin citar fuentes.

El objetivo de la decisión sería ayudar a aumentar el control del gobierno sobre la riqueza petrolera de la nación, agregó el medio.

El presidente saliente y mentor político de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, le aconsejó mantener a Gabrielli durante el 2011 para avanzar con un plan que renueva las leyes que regulan la industria petrolera de Brasil, dijo Estado.

La empresa, a través de una portavoz en Río de Janeiro, declinó comentar sobre el reporte.

El mayor accionista de Petrobras es el gobierno federal, que -junto a entidades estatales- mantiene una participación combinada del 48% en el capital de la firma.

Gabrielli ha estado al mando de Petrobras desde el 2005, y durante su mandato la empresa realizó el mayor descubrimiento en las Américas en más de tres décadas.

También guió este año a Petrobras a través de la mayor oferta de acciones de la historia, de cerca de US$70.000 millones.

La presencia de Gabrielli ayudaría a Rousseff a encabezar los esfuerzos de dividir las regalías entre los estados productores y no productores y llevar a cabo las inversiones de capital por 91.000 millones de reales (US$53.000 millones) de Petrobras en el 2011, dijo el diario.

El diario también dijo que el ex ministro de Finanzas, Antonio Palocci, podría asumir como secretario general del gobierno.

El rol de Palocci ayudaría a Rousseff a reunir respaldo entre los alcaldes y gobernadores de estados para sus planes de reestructurar el sistema de regalías de petróleo, dijo Estado.

Maria das Gracas Foster, una directora senior de Petrobras que es cercana a Rousseff, posiblemente permanezca en la empresa, aunque su nombre aún está siendo considerado para un puesto en el gabinete, reportó Estado.