México DF. Una comisión de diputados de México aprobó este lunes la Ley de Egresos, la parte complementaria del presupuesto nacional del 2011, que incluye gastos del Gobierno ligeramente superiores a los de este año.

La ley, que no requiere la ratificación del Senado, debe ser votada más tarde por el pleno de la Cámara de Diputados, dado que el lunes es la fecha límite que tienen los legisladores para darle la luz verde. En octubre, el Congreso ya había dado el visto bueno a la Ley de Ingresos.

La Ley de Egresos, aprobada por la comisión de Presupuesto de la Cámara baja durante la madrugada, contempla gastos del Gobierno por 3.438 billones de pesos (unos US$278.000 millones), una cantidad similar a los ingresos.

"En términos reales, el incremento es de 2.3% en comparación con el presupuesto que se está ejerciendo este año", dijo a Reuters el diputado Luis Enrique Mercado, del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), quien estuvo involucrado en las negociaciones del paquete presupuestario.

"Tenemos una cobija muy chiquita para repartir", agregó.

México, que depende estrechamente de la economía de Estados Unidos, va saliendo lentamente de la peor recesión económica desde la década de 1930 por la que transitó el año pasado. Sus ingresos presupuestarios dependen en una tercera parte de las volátiles exportaciones de petróleo.

El presupuesto aprobado modificó el proyecto original e incluyó un déficit fiscal equivalente al 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), arriba del 0,3% propuesto por el Gobierno del presidente Felipe Calderón.

Pese al aumento, el déficit representa una disminución respecto al 0,7% del PIB aprobado para el 2010.

El poder Legislativo fijó además un precio estimado del petróleo de US$65,40 por barril, frente a los US$63 del proyecto original, y elevó la estimación de crecimiento de la economía para el próximo año a un 3,9%, desde el 3,8% planteado por el Gobierno.

La economía mexicana se desplomó un 6,5% el año pasado y el Gobierno proyecta una expansión este año del 4,8%.

Con los cambios al proyecto del Gobierno, un alza de impuestos al tabaco y algunas reasignaciones se lograron fondos adicionales por 98,000 millones de pesos que serán dirigidos a sectores sensibles, como el campo, educación y salud, y al apoyo de estados golpeados por los huracanes.