Santiago. El director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavía, al ser consultado sobre el tema de las expropiaciones en Venezuela, dijo que "en cualquier circunstancia el respeto a la propiedad es esencial" y agregó que ese es el punto de partida de la organización y en donde siempre estará presente.

Afirmó que "seguir la legislación nacional y respetar la propiedad privada" es la mejor manera de resolver cualquier problema. Señaló que la OIT recibió reclamos de los empresarios venezolanos y que los están procesando.

Más de 300 delegados de América Latina, el Caribe, Estados Unidos y Canadá analizan los retos de la región para mejorar la calidad del empleo, durante la XVII Reunión Regional de la OIT.

Asimismo, trabajan en el reconocimiento multilateral de la actividad privada de los empresarios y las unidades productivas, que deben caminar juntos, con políticas públicas, para ofrecer un panorama más alentador para los ciudadanos que necesitan empleos dignos.

"Las empresas tienen que ser sustentables, porque son éstas las que ofrecen empleo, y éstas deben ser de calidad", agregó Somavía.

"El futuro es incierto", reconoció el director general de la OIT, quien recordó que aunque la crisis global en América Latina fue menor, al registrar un crecimiento de 6% este año, le preocupa que los países desarrollados retrocedan y que ello afecte el desempeño económico alcanzado.

"Si el mundo desarrollado sigue en crisis, esto va a impactar a América Latina y Asia, por lo que es indispensable avanzar en lo macro y lo social", apuntó.

Agregó que hay una agenda que cumplir, que se tenía elaborada desde antes de la crisis: calidad del empleo y la fuerza de trabajo juvenil. El primero para definir a la sociedad y el segundo el futuro de ésta, "ya que en ambos estamos deficientes", afirmó Somavía en rueda de prensa.

"El desempleo juvenil de la región es de 13%, tres veces superior al de adultos. Además, 20% de los jóvenes ni estudia ni trabaja, y si un país no es capaz de darle trabajo a este sector, se quita el piso de futuro y le falla a la sociedad", expresó.

Rescató el tema de la cita de este año: "Década del trabajo decente en las Américas 2006-2015", para puntualizar la necesidad de mejorar la protección social y respetar los convenios establecidos de la OIT, como la libertad sindical.

Coincidió con los analistas en que la macroeconomía debe caminar junto a las políticas sociales, porque es de esta manera que se puede medir "un verdadero crecimiento".

Apuntó que se han afinado estrategias con el Fondo Monetario Internacional y el G20 para lograr estos propósitos.

"Debe haber trabajo y empresas de calidad y sustentables", es por eso que sostiene que las pequeñas y medianas empresas tienen que ser reforzadas por los empleos que éstas generan.

Ratificó que era un mito decir que las organizaciones sindicales crean obstáculos. Por el contrario, dijo que la experiencia ha demostrado que éstas le dan estabilidad a las empresas y contribuyen al desarrollo social de los países.

Reiteró la importancia del diálogo para dirimir las diferencias, y el esquema tripartido para resolver problemas relacionados con el tema laboral.