Nueva York. El dólar repuntaba desde un mínimo de cuatro meses contra el yen este lunes, después de que el Banco de Japón inyectó una cifra récord de fondos al sistema financiero para estabilizar a una economía golpeada por la devastación de un terremoto y un tsunami.

Pero el euro avanzaba contra la divisa estadounidense, después de un inesperado acuerdo para reforzar el fondo de rescate soberano para los países en problemas de Europa y abarataran el costo de sus préstamos.

No obstante, operadores comentaron que las fluctuaciones de precios se mantendrían más volátiles de lo normal, dado que los inversionistas enfrentaban repatriación de yenes y se mantenían alertas ante una posible intervención oficial para debilitar a una moneda que podría tocar un nuevo máximo contra el dólar.

El dólar cayó hasta un mínimo de 80,60 yenes JPY=EBS durante la noche, a menos de su mínimo histórico de 79,75 yenes alcanzado en 1995.

Pero los operadores dijeron que los inversionistas que esperaban grandes flujos de repatriación de fondos de aseguradoras fueron sorprendidos por el Banco de Japón, que duplicó a 10 billones de yenes (US$122.091 millones) su plan de compra de activos existente.

El dólar bajaba un 0,1% a 81,80 yenes, aunque el nivel de volatilidad a un mes se disparaba a un máximo de cuatro meses del 11,7% JPY1MO=, comparado con un 8 por ciento antes del terremoto.

Con una economía anémica, una enorme deuda pública y las nuevas medidas de estímulo monetario del Banco de Japón, "es difícil generar un argumento en favor de la fortaleza (del yen)", dijo Simon Derrick, analista de BNY Mellon en Londres.

Las ofertas por dólar-yen se realizaban en torno a los 82,50, dijeron operadores, mientras que las órdenes de frenar pérdidas sobre posiciones cortas en dólares rondaban el mismo nivel. La resistencia se ubicaba en 82,72, el techo del indicador referencial japonés Ichimoku.

Euro logra impulso, miran intervención Japón. El euro subió hasta un máximo de US$1,3981 EUR=EBS, su mejor nivel en una semana, aunque luego avanzaba un 0,4% a 1,3955. Analistas dijeron que el éxito de la cumbre de la UE centraría la atención del mercado con la perspectiva de un alza de tasas de interés de la zona euro el próximo mes.

Pero analistas advirtieron que el euro podría intentar probar nuevamente los US$1,40 dado que los inversionistas reducirían su exposición al riesgo tras el terremoto y la emergencia nuclear en Japón.

Las acciones y las monedas asociadas al riesgo, como el dólar australiano AUD=D4, descendían.

El estratega de Goldman Sachs Thomas Stolper dijo que los flujos de repatriación de fondos a Japón podrían tener sólo un "impacto positivo relativamente pequeño" sobre el yen, dado que muchos holdings nipones con activos en el exterior tienden a tener coberturas en moneda extranjera.

Las adquisiciones externas de acciones japonesas, que recientemente se habían acelerado, también podrían enfriarse, lo que sería "marginalmente negativo para el yen".

"El impacto cambiario más claro del terremoto podría ser entonces un incremento en la volatilidad", agregó Stolper.