Argentina nuevamente tendrá un año con salida de caṕitales, aspecto que le permite al gobierno frenar la apreciación del peso frente al dólar, situación que impide que aumente más el crédito y las reservas, según señaló Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior.

En 2010 la salida de capitales del sistema financiero, se realiza por quinto año consecutivo, y tiene un colchón acumulado de unos US$60.000 millones, desde 2003, cuando asumió Néstor Kirchner. La excepción fue 2005, cuando ingresaron capitales en forma neta por el primer canje de la deuda para salir del default, consigna La Nación.

La cifra estimada por el Banco Central de formación de activos externos del sector privado no financiero es de US$10.900 millones, pese a la entrada de dólares que ingresó al país, como ocurrió con el resto de las naciones emergentes.

En este sentido, a septiembre de 2010, la salida neta bordeó los US$9.194 millones. Para el sector privado, la fuga podría alcanzar los US$11.500 millones, según analistas consultados por La Nacion. Durante el próximo ejercicio, la cifra podría repetirse.