Montevideo. La economía uruguaya se expandió un 7,9% interanual en el tercer trimestre, impulsada por los sectores de comercio, comunicaciones y energía, dijo este miércoles el Banco Central en un informe que mostró una desaceleración en la tasa desestacionalizada.

El Producto Interno Bruto (PIB) del país creció un 1% en el tercer trimestre respecto al segundo trimestre, y un 8,8% entre enero y septiembre frente al mismo lapso del 2009.

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, dijo a Reuters que los datos "están perfectamente dentro de las proyecciones delineadas por el Gobierno, dentro de lo esperado".

Para este año, el gobierno espera una expansión de la economía de un 6,5%, en lo que será el octavo año consecutivo de crecimiento de la actividad. Para el 2011, la mejora sería de un 4,5%.

En la medición del tercer trimestre frente a igual período del 2009, el sector de comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles creció un 14,7%, apoyado por mayores ventas de automóviles y productos de consumo importados.

El rubro Transporte, almacenamiento y comunicaciones, en tanto, registró una mejora de un 14,6% por altas tasas de crecimiento en telefonía celular y servicios de transmisión de datos.

Por su parte, el sector de actividades primarias encabezadas por el tradicional rubro agropecuario fue el único que registró un retroceso, de un 3,6%, por menor faena de ganado vacuno y menor producción de cereales en los cultivos de invierno.

Según el promedio simple de una encuesta del Banco Central entre analistas divulgada semanas atrás, los especialistas esperaban un crecimiento de un 8,27% en el 2010 y de un 5,05% para el año próximo.

Para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el PIB uruguayo se expandirá un 9% este año y un 5% en el 2011.


Desaceleración

Si bien la actividad del país sudamericano se mantuvo en crecimiento entre julio y septiembre, la expansión sufrió una desaceleración en términos desestacionalizados.

Según el informe, el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció un 1% en el tercer trimestre respecto al segundo trimestre, luego de una mejora de un 2,2% en el segundo trimestre y de un 1,9% en el primero.

El nivel de expansión desestacionalizado del período comprendido entre julio y septiembre fue el más bajo desde la caída de un 2% que tuvo el país en el primer trimestre del 2009, debido a la crisis global.

"La mayoría de las ramas industriales registró menor actividad en el tercer trimestre del año con respecto al segundo, destacándose las agroindustriales con una mayor incidencia de la industria frigorífica, que enfrentó restricciones de oferta de materia prima", dijo el informe.

Para la analista Mercedes Comas, de PWC, los datos oficiales están en línea con las previsiones.

Según Comas, la desaceleración se explica en parte por algunos aspectos vinculados a una reducción de la demanda de productos desde el exterior, principalmente las ventas industriales.

"Hay una desaceleración en parte (de) la industria, los (sectores) que más estuvieron afectados durante la crisis son a los que más les ha costado salir", dijo la especialista.

El sector vinculado con la energía tuvo una caída de un 7,6% frente al segundo trimestre, mientras que el rubro industrias manufactureras retrocedió un 0,9% y las actividades primarias cayeron un 0,4%.