Quito.- Ecuador buscará reducir su déficit fiscal global a un 5,3% del Producto Interno Bruto (PIB) este año con medidas de austeridad e incentivos tributarios para atraer inversión privada, dijo el jueves el ministro de Economía, Richard Martínez.

Uno de los socios más pequeños de la OPEP atraviesa problemas de liquidez debido a la caída de los precios del petróleo, que lo llevó a un fuerte endeudamiento externo y cuestionadas operaciones de venta anticipada de su crudo atadas a créditos.

El funcionario reconoció que el déficit global actual se elevó a un 7,2 del PIB desde el 6,1% proyectado inicialmente, luego de que corrigieron algunos rubros de ingresos presupuestados para este año y se incluyó a las operaciones petroleras dentro de la estadística de deuda externa.

"Con lo que estamos planteando vamos a llegar a un déficit global de 5,3% del PIB y un déficit primario de 2,5%", dijo Martínez ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional.

El presidente Lenín Moreno presentó la semana pasada una reforma de incentivos tributarios y remisión de deudas para empresarios, que dejaría unos US$600 millones en ingresos adicionales en este año, según Martínez.

El país sudamericano buscará nuevo financiamiento, a pesar de que se superó el límite legal permitido para el endeudamiento externo. La deuda pública sumó US$48.848 millones hasta abril, y las obligaciones de entidades públicas, incluidas las operaciones de venta anticipada de crudo, representan otros US$10.132 millones, según datos oficiales.

"Lamentablemente el país, sin obtener más financiamiento, no puede cubrir la urgencia que vive en este momento. La necesidad de financiamiento es de 9,2%, más de los US$8.250 millones que están establecidos ya haciendo las correcciones", agregó el funcionario.

El Gobierno también ha obtenido en las dos últimas semanas un ahorro de US$482 millones como parte de las medidas de austeridad, especialmente en reducción de gastos administrativos del Estado.

Martínez dijo que en los próximos días viajará a Estados Unidos para reunirse con bancos de inversión y organismos internacionales. Las autoridades han dicho que revisarán la proyección de crecimiento económico previsto para este año, que se fijó inicialmente en un 2%.