El ministerio de Economía de El Salvador (Minec) está a la espera de la aprobación de un nuevo cuerpo legal que cree un esquema de fomento a la producción.

Este lunes Héctor Dada, titular de la cartera estatal, dijo que esperan que la Asamblea Legislativa avale este mes el proyecto que dará vida a un sistema integrado de apoyo a los empresarios y que sustituirá a una plataforma creada en 1996 y que dio paso a una figura de reintegro de los compromisos fiscales, conocido como "Draw Back".

Dada sostiene que, con el anteproyecto que impulsan en el Minec, se creará un verdadero "Draw Back". "Algunos creen que es pura obsesión de mi parte", dijo al referirse al esquema actual como falso.

Giovani Berti, director de la Agencia de Promoción de las Exportaciones, explicó que la nueva ley de fomento buscará impulsar la innovación y mejorar la competitividad, un objetivo que se cumplirá con la puesta en marcha de programas de investigación, diversificación de las exportaciones, programas de financiamiento y la creación de un nuevo Centro de Trámites de Importación y Exportación, el cual sustituirá al Centro de trámites para la exportación de productos (Centrex).

Estos esfuerzos serán apuntalados con la creación de los fondos para el Desarrollo Productivo (Fondepro) y del de Desarrollo y Competitividad (Fondyc).

Hirezi y su equipo se reunirán mañana con diputados de una comisión Ad-Hoc de la Asamblea Legislativa para impulsar el plan que tiene previsto inyectar $100 millones (en cuatro años) para revitalizar el tejido productivo.

La moción no es del todo esperanzadora si se toma en cuenta que la Asamblea Legislativa tiene varios retrasos, entre ella la aprobación de una ley reguladora de la Calidad que el Ejecutivo esperaba para el tercer trimestre de 2010 y que todavía aguarda su turno.

Polémico. El actual esquema de reintegro será borrado, no solo por estar desfasado, sino por que su eliminación fue un compromiso adquirido por la gestión del anterior presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca.

Fuentes del Minec explicaron que este plan de apoyo surgió en un momento especial y que los programas de desgravación arancelaria que la región adoptó, particularmente de 1996 a 2000, hicieron polémico al incentivo.

El esquema actual ha generado controversias, algunas de las cuales ya se ventilan. La más sonada fue la demanda de República Dominicana por el caso de los sacos sintéticos.