Ginebra. Los embajadores ante la Organización Mundial del Comercio, recogiendo un llamado de los jefes de Estado del G-20, concordaron en tratar de que a mediados del 2011 haya un borrador de un acuerdo sobre las estancadas conversaciones de la Ronda de Doha.

Si aspiran a que el nuevo plazo no corra la misma suerte que otras metas incumplidas dentro de las negociaciones, los diplomáticos deberán traducir esta retórica optimista en conversaciones reales.

Los líderes del Grupo de las 20 economías líderes llamaron este mes en Seúl a concluir la Ronda de Doha, como una vía de impulsar la recuperación económica mundial.

El llamado se produjo tras varios meses en los que los embajadores celebraron reuniones en pequeños grupos para intercambiar ideas sobre la ronda, que se lanzó en el 2001 con la intención de liberalizar el comercio mundial y fomentar el desarrollo.

"La intención es tener esto en marcha para enero", dijo un embajador de un país desarrollado, en referencia a un acuerdo esta semana entre los enviados de 23 economías ricas y en desarrollo para llegar a un principio de entendimiento hacia mediados del 2011.

La ronda lleva 10 años negociándose, en medio de idas y venidas entre los países desarrollados y en desarrollo.

"Hay un cambio marcado en la atmósfera", dijo Hamid Mamdouh, un funcionario de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a cargo de la discusión de los capítulos de servicios, como banca y telecomunicaciones.

Un principio de acuerdo entre los 153 miembros para mediados del 2011 dejaría al resto del año para definir los detalles, de manera que un pacto final pueda ser alcanzado en la próxima cumbre ministerial de la OMC en diciembre de ese año.

Pese al actual clima positivo, los diplomáticos reconocen que no ha habido cambios en las posturas, pero afirman que ahora están en mejor posición de comenzar el proceso de negociaciones tras haber trabajado en pequeños grupos.

El director general de la OMC, Pascal Lamy, reunirá a los enviados de las grandes potencias, a los encargados de las áreas de negociación y a los representantes de algunos países en desarrollo el lunes para discutir cómo avanzar, y presentar así una propuesta al pleno del organismo el martes.