Las nuevas contrataciones efectuadas entre enero a octubre del presente año provocaron que la planilla mensual de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) pasara de 72 (US$3,7 millones) a 100,2 millones de lempiras. (US$5,2 millones).

Durante el gobierno temporal de Roberto Micheletti, según el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), se emplearon entre julio a diciembre de 2009 a unas 250 personas.

En ese período se pasó de una planilla mensual estimada en 68 millones de lempiras a otra superior de 72 millones, para una diferencia de 4 millones.

"En la presente gerencia de Roberto Martínez Lozano se han contratado entre 450 y 500 nuevos empleados, muchos de ellos, con salarios comprendidos entre 12.000 y 50.000 lempiras al mes", señaló el fiscal del Stenee, Alex Godoy.

Señalamientos. El Stenee ha efectuado en el transcurso del presente año dos paros laborales en protesta por la contratación, en su mayoría, de personal administrativo y en un reducido porcentaje, de obreros técnicos.

Es frecuente ver en los pasillos de la oficina principal de la ENEE y del edificio de la gerencia a decenas de activistas políticos y a militantes del Partido Nacional que buscan colocarse o emplear a sus recomendados en la empresa estatal.

"Vemos que el gerente Roberto Martínez Lozano actúa como un político, que busca quedar bien con los diputados. La empleomanía proselitista ha saturado la planilla emergente en las oficinas que la empresa tiene en Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba así como en la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán", denunció el presidente del Stenee, Miguel Aguilar.

El sindicalista dijo que tiene en su poder las pruebas de que se nombró en esos puestos a activistas y a recomendados políticos que incumplen con el perfil y que muchos de ellos tampoco se presentan a trabajar.

"Acudimos a denunciar estas anomalías ante la Fiscalía General de la República y al Tribunal Superior de Cuentas porque en la ENEE se paga salarios a personas que no ejercen sus funciones", dijo.

Según Aguilar, en las próximas horas convocarán a una conferencia de prensa en la que revelarán cargos, nombres y salarios de "paracaidistas".

"Denunciaremos a un abogado que fue contratado desde el gobierno de Micheletti, que devenga 60,000 lempiras al mes y que no se presenta a trabajar", señaló.

El hermano de un subgerente regional de la ENEE, continuó, también es favorecido con un "jugoso salario y viáticos", que no son justificados.

Según un informe efectuado por la Secretaría de Finanzas, al finalizar el primer semestre de 2010, la ENEE contaba con una planta laboral de 3.346 empleados y funcionarios, los cuales devengaron sueldos y salarios por un monto de 309,6 millones. La planilla mensual se incrementó en 8 millones de lempiras al pasar de 60.8 millones en enero a 68.7 millones en junio. En relación al número de 3,409 plazas aprobadas para el 2010, se observa una disminución de 63 plazas.

Investigación. El presidente del Stenee manifestó que en los primeros datos recopilados por una comisión bipartita (sindicato y patronal) se determinó que 250 de los 325 supuestos "paracaidistas", están asignados a Tegucigalpa, en San Pedro Sula hay 55 y en La Ceiba 20 de ellos. El Stenee comenzó hace unos días una nueva auditoría porque existen indicios racionales que las contrataciones efectuadas durante este año complementarían el medio millar.

La defensa. El gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano, manifestó, de manera reciente, que la estatal generará una importante cantidad de nuevos empleos al comenzar la construcción de los proyectos hidroeléctricos Patuca I, II y III.

"Quienes creen que la ENEE tiene demasiado personal, yo les digo que tendremos 30.000 nuevos empleos, vamos a multiplicar por 10 los empleos actuales", afirmó.

Para el funcionario, el destino de la empresa eléctrica comenzó a cambiar con la llegada al poder del presidente Porfirio Lobo Sosa, porque se desarrollarán durante su mandato, casi una decena de hidroeléctricas.

"Contrataremos casi de inmediato a unos 3.000 nuevos trabajadores para construir los proyectos hidroeléctricos Patuca I, II y III. No hay motivo para preocuparse, porque quien no tenga espacio de aprovechamiento aquí, lo tendrá en la construcción de Los Llanitos y Jicatuyo, entre otros", dijo.

Nos hemos comprometido, continuó con el sindicato, que si a alguien se le confió un trabajo e incumple, entonces tendrá que ser separado de la institución.

"Lo menos que podemos tolerar en la ENEE es el paracaidismo. Encontramos a 300 de ellos, que fueron empleados durante la gerencia anterior", dijo. Martínez Lozano evadió en su momento a responder a cuántas personas se han empleado en la ENEE durante este año. "La cantidad exacta está en la página web", se limitó a decir hace unos días.

Estatal eléctrica perdió 261,8 millones de lempiras

La empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) registra, al final del primer semestre de este año, una pérdida operativa de 261.8 millones de lempiras, según la Secretaría de Finanzas.

En un informe elaborado para las empresas públicas, se reporta que el referido saldo es contrario al resultado obtenido en el mismo período de 2009, cuando se registró 1.183.3 millones.

Según Finanzas, la inversión en proyectos y obras logró apenas una ejecución del 4.4%, equivalente a 64.4 millones destinados en un 40% a mejoras al sistema de generación y seguridad de la central hidroeléctrica Francisco Morazán.

Finanzas recomienda en el referido documento que para enfrentar las crisis por la que transita la ENEE, es impostergable tomar una serie de decisiones contempladas en su plan de Acción.

La estatal plantea la recuperación de cuentas por cobrar, disminución de pérdidas técnicas y no técnicas, aplicación del ajuste en la fórmula tarifaria por efecto del incremento del precio del combustible en el mercado internacional y suscripción de contratos de compra de energía en este período con precios más favorables a la empresa. Además, resolver la falta de cobranza por utilización de infraestructura de la ENEE como postes, torres y redes, entre otras.