El Comité Empresarial Ecuatoriano, que aglutina a las principales cámaras de la producción, solicitó al gobierno que se flexibilice la jornada laboral de 40 horas semanales.

La propuesta del gremio es que se permita a las empresas distribuir ese tiempo en diferentes horarios y no las ocho horas consecutivas que debe cumplir el empleado diariamente.

”Queremos que la jornada sea flexible, que sean las 40 horas, pero que puedan estar repartidas hasta quizás 12 horas al día como máximo y sobre las 40 horas que sea (el cálculo de) las extras”, indicó Henry Kronfle, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

En una rueda de prensa, el dirigente gremial dijo esta mañana que la flexibilización ayudará al sector productivo.

Pablo Dávila, presidente del Comité Empresarial, afirmó que la flexibilidad laboral es necesaria dada la diversidad de actividades productivas que hay en el país.

Además, los empresarios requirieron al Gobierno una revisión del impuesto mínimo a la renta que pagan las industrias y el impuesto a la salida de divisas (ISD). Y volvieron a insistir en un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE).