El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, dijo que “desde el punto de la seguridad ciudadana, creemos que no queda otra alternativa” que aceptar la nacionalización de los autos indocumentados que fueron introducidos al país de forma ilegal.

“La nacionalización creo que ya es un hecho por parte del gobierno (y se debe) ir mas allá de la simple nacionalización a preservar la seguridad ciudadana, a través de un nuevo control de todos los vehículos nacionalizados con sus placas, papeles al día y a nombre de sus propietarios, para que así puedan ser fácilmente identificados cuando ocurra algún siniestro o cuando ocurra algún hecho delictivo”.

El empresario reconoció que la medida afectará a los importadores de vehículos, “pero si lo vemos desde la óptica de la seguridad ciudadana, lo más importante es preservar la seguridad de los bolivianos”.