Washington. Muchos trabajadores estadounidenses caerían en un agujero financiero si perdieran su empleo actual, lo que los presionaría para buscar con rapidez un nuevo trabajo, indicó una encuesta Gallup dada a conocer este sábado.

La encuesta anual de Economía y Finanzas Personales de Gallup, levantada del 3 al 6 de abril, mostró que alrededor del 31% de los trabajadores podrían arreglárselas sin empleo durante un año o más, en tanto que el 26% de los trabajadores dijo que podría estar sin trabajo hasta cuatro meses. El 29% indicó que podría arreglárselas hasta un mes y el 14% respondió que podrían pasar una semana antes de experimentar problemas financieros significativos.

Trabajadores de Estados Unidos no estan preparados en términos financieros para la pérdida de su empleo porque consideran que es poco probable que les ocurra a ellos, indica estudio de Gallup.

Las conclusiones resaltan las preocupaciones de los economistas en el sentido de que los estadounidenses no están ahorrando el suficiente dinero, incluso en medio de la recuperación de la peor recesión experimentada en décadas.

Una razón por la que muchos trabajadores de Estados Unidos podrían no estar preparados en términos financieros para la pérdida de su empleo es que creen que es poco probable que les ocurra a ellos, señaló Gallup. El 16% de los trabajadores dijo que es "muy" probable o "bastante" probable que pierdan su trabajo en los próximos 12 meses. Este porcentaje es menor que el máximo de 21% alcanzado el año 2010, cuando se registró un alto desempleo.

La inmensa mayoría de los trabajadores estadounidenses contestó que "no es muy probable" (34%) o "no es en lo absoluto probable" (50%) que pierdan su trabajo en los próximos doce meses.

Los trabajadores jóvenes dijeron que sufrirían con mucha mayor rapidez dificultades financieras que los trabajadores de mayor edad, si pierden su empleo. Seis de cada diez trabajadores menores de 35 años de edad podrían vivir sólo un mes o menos antes de experimentar problemas, en comparación con el 39% de los trabajadores de entre 35 y 54 años de edad y con el 25% de trabajadores de 55 años de edad o más.

Esta diferencia puede atribuirse a que los trabajadores de más edad llevan más tiempo ahorrando.

Relativamente pocos trabajadores de Estados Unidos esperan ser despedidos debido a que, incluso en época de alto desempleo, al menos el 90% de la fuerza laboral estadounidense tiene trabajo.

Aunque Gallup estima que aproximadamente el 9% de los empleados de Estados Unidos es especialmente vulnerable debido a que tienen bastantes posibilidades de perder su empleo, pero no cuentan con los medios financieros para pasar más de un mes sin encontrar un nuevo trabajo.