Madrid. El Tesoro Público español colocó este martes 6.000 millones de euros en bonos sindicados a 10 años y volvió a despejar las incógnitas sobre su capacidad de recurrir al mercado en momentos especialmente hostiles para la deuda de los países de la periferia europea.

La emisión española equivalió a cerca de 46% del total de demanda, que superó los 13.000 millones de euros, con un alto interés por parte de los inversores extranjeros, dijo una fuente financiera.

"Ha habido una demanda muy alta, mayor de 13.000 millones de euros (...) Ha habido mucho interés de los inversores no residentes", agregó la fuente.

El gran atractivo de la oferta ratificó las declaraciones de la ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, cuando afirmó el martes, hablando en términos genéricos, que la deuda española suscitaba interés en los mercados.

En las últimas semanas, comentarios de algunos sectores del mercado apuntaban a que las entidades financieras españolas absorbían la gran mayoría de las emisiones del Tesoro, ya que los inversores externos se mantenían al margen del mercado.

"Esta emisión demuestra que el Tesoro continúa colocando su deuda sin mayores problemas entre los inversores domésticos y exteriores, aunque deba pagar una prima más alta que hace unos meses por la evolución del mercado", dijo un analista de deuda.

El Tesoro fijó el precio de las obligaciones a 10 años en mid-swaps (referencia utilizada para colocaciones de renta fija) más 195 puntos básicos, frente a un precio de referencia inicial de 200 puntos básicos.

Los temores que ha generado en los últimos meses la evolución de la deuda europea por los altos déficits de algunos países, como España, han disparado los diferenciales de rendimiento entre la deuda española y la alemana.

A media tarde del martes, el diferencial entre el bono español y el alemán de referencia a 10 años cotizaba en 208 puntos básicos (pb) frente a 205 pb de la mañana.

A mayo del 2010, los tenedores extranjeros de bonos y obligaciones españolas representaban en torno a 42,03%, frente al 46,6% en mayo del 2009, según datos del Tesoro divulgados en su página web.

Vencimientos. La relativa facilidad que ha encontrado el Tesoro español para colocar deuda representaría una cierta holgura de cara a sus altos vencimientos de pasivos en julio, que llegan a unos 24.000 millones de euros.

El Tesoro Público, que programa su calendario de financiación con una larga perspectiva temporal, también cuenta con otras fuentes de financiación, además de las emisiones de deuda pública, tales como su cuenta en el Banco de España y el cobro de impuestos.

"Yo creo que el Tesoro va perfectamente financiado y hasta sobrado de liquidez para pasar con nota la prueba de julio", dijo un analista de renta fija, en referencia al vencimiento de julio.