Una potencia emergente. Así de claro es el análisis que hacen los expertos de otras latitudes del planeta cuando se refieren a Latinoamérica.

Economías solventes, instituciones sólidas y democracias asentadas en el tiempo, salvo algunas excepciones, son algunos de los factores que posicionan a la región como una zona de importante trascendencia a nivel global, informa el artículo So near and yet so far (Tan cerca y todavía tan lejos), publicado este jueves en el semanario The Economist.

El artículo analiza en detalle el crecimiento experimentado por la región en los últimos dos siglos, y repasa los actuales conflictos que se desarrollan en la misma, además de dar una visión de su futuro sociopolítico y económico.

La publicación enumera destacadas mejoras en Latinoamérica producidas en las últimas dos décadas, entre las cuales destacan los buenos ratios de crecimiento y que millones de personas salieron de la pobreza.

Entre los años 2003 y 2008 se registró el mejor comportamiento desde 1960, con un crecimiento económico medio de 5,5% anual y una inflación general de un único dígito.

También se hace mención a la crisis económica detonada en 2008, donde se indica que la región aguantó de manera razonable, y que debería comenzar a despegar con un crecimiento sostenido que bordearía el 5% para este ejercicio y el próximo.

La revista sitúa a Brasil como ejemplo, al señalar que actualmente es uno de los países de mayor crecimiento en el mundo, y uno de los más importantes a nivel local, con un tercio de la población regional y casi 40% del PIB latinamericano.