Washington. Estados Unidos y Panamá firmaron un acuerdo este martes para intercambiar información fiscal, sorteando un obstáculo para eventualmente concretar un tratado de libre comercio bilateral.

El acuerdo fue firmado tras una reunión entre el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y el vicepresidente y secretario de Relación es Exteriores de Panamá, Juan Carlos Varela.

"Hoy estamos llegando a una nueva era de apertura y transparencia fiscal entre Estados Unidos y Panamá", dijo Geithner en un comunicado.

El año pasado, algunos legisladores demócratas que habían criticado a Panamá como un paraíso fiscal, exigieron que ese país firmara un acuerdo sobre información fiscal con Estados Unidos, como condición antes de cualquier votación para ratificar el tratado comercial.

Ahora que el acuerdo se ha firmado, el presidente Barack Obama debería enviar al Congreso el tratado de libre comercio, dijeron legisladores republicanos.

"Acciones en torno al tratado comercial Panamá-EEUU, que creará empleos, se han demorado por demasiado tiempo", dijo Dave Camp, legislador republicano.

Funcionarios estadounidenses de Comercio declinaron dar una fecha aproximada del envío del acuerdo al Congreso para votación.

"Estamos complacidos con el progreso hecho por Panamá para atender preocupaciones sobresalientes. Continuaremos trabajando con los panameños y con el Congreso de Estados Unidos, para que el tratado sea considerado en el momento adecuado", dijo una portavoz de la oficina de Representante de Comercio de Estados Unidos.

El tratado de libre comercio con Panamá es uno de los tres que dejó pendientes la administración del ex presidente George W. Bush, y es considerado como el menos polémico.

Panamá y Estados Unidos firmaron un tratado de libre comercio en el 2007, pero el proceso se complicó cuando la Asamblea Nacional del país centroamericano eligió como su presidente a un legislador buscado en Estados Unidos por el asesinato de un soldado estadounidense en 1992.

Ese legislador ocupó la presidencia de la asamblea sólo un año.

No obstante, Bush no consiguió el apoyo en el Congreso para ratificar el tratado con Panamá, ni los planeados con Colombia y Corea del Sur, antes de abandonar el cargo en enero del 2009.