Hong Kong. El euro cayó este viernes a un mínimo de dos meses, en un escenario en el que los problemas fiscales europeos parecen más cerca de propagarse en el corto plazo, mientras que la cercanía del fin de año mantiene a los inversores bursátiles tomando beneficios en Asia.

La cautela reinaba en los mercados financieros, con volúmenes escasos de negocios, especialmente por las bravuconadas de Corea del Norte en vísperas de los ejercicios militares de Seúl con Estados Unidos este fin de semana, llevando a más inversores a recoger ganancias en Asia.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas cayó un 1,3%, arrastrado por un descenso de más del 2% en el sector de consumo masivo.

El referencial KOSPI en la bolsa surcoreana cayó un 1,3% en vísperas de un tenso fin de semana, cuando Corea del Sur y Estados Unidos llevarán a cabo ejercicios militares que despertaron las críticas de Pyongyang.

El índice de la bolsa de Tokio retrocedió un 0,4%, con una fortaleza en las acciones de los principales exportadores contrarrestada por la debilidad en los sectores minorista e industrial.

El Nikkei ha subido un 9,1% en noviembre, impulsado en parte por la debilidad del yen, y se encamina a su mayor ganancia mensual desde marzo.

Paralelamente, el alza del 4,5% del dólar contra el yen es también la más pronunciada en un mes desde marzo.

El viernes, la divisa estadounidense se apreciaba, aunque mayormente por la debilidad de otras monedas.

El euro perdía un 0,7%, a US$1,3262, cuando los operadores se cansaron de esperar por un posible giro en las apuestas contra la moneda europea y la vendieron antes del fin de semana.

Más temprano, el euro se negoció a US$1,3242 , su nivel más bajo desde septiembre. Los analistas técnicos mencionaban un nivel de soporte a 1,3232 dólares.

En tanto, el dólar subía un 0,4%, a 83,83 yenes, luego de haber tocado brevemente 83,95 yenes, un nivel alcanzado por última vez a comienzos de octubre.