Nueva York. El euro tocó este martes un máximo de tres semanas contra el dólar, pero cedió sus ganancias al subir los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense y mientras los inversionistas ajustaron sus posiciones antes del encuentro de la Reserva Federal.

Después de un acuerdo alcanzado la semana pasada para extender los recortes impositivos en Estados Unidos y la subsecuente alza en los rendimientos de bonos de largo plazo, los operadores dijeron que el mercado observará atentamente alguna señal de que la Fed pueda intensificar o alterar el programa de compras de bonos.

"La Fed podría estar interesada bien sea en comprometerse a la cantidad total ahora que tienen un estímulo fiscal adicional o considerar que deben apretar el acelerador para hacer retroceder las tasas", dijo Brian Dolan, jefe estratega de Forex.com en Bedminster, Nueva Jersey.

Dolan dijo que el euro, que comenzó la semana negociándose a US$1,32 y tocó un máximo de tres semanas en cerca de US$1,35 en la sesión nocturna, podría avanzar más si cierra por encima de US$1,3450 con un posible movimiento hacia US$1,37 .

Pero los operadores dijeron que eso requeriría que la Fed ofrezca un tono agresivo en su programa de alivio. Los mercados esperan que el banco central reafirme su política cuando concluya su encuentro cerca de las 14.15 hora local, mientras reconozca la mejora en los datos económicos.

El euro se negociaba a US$1,3383, sin cambios en el día. Antes tocó un máximo de tres semanas de US$1,3498 tras superar el nivel de US$1,3475.

El dólar australiano, sensible a los movimientos de las materias primas, se disparó a un máximo en un mes por encima de la paridad con el dólar estadounidense, pero luego retrocedió a US$0,9970. En tanto, el dólar operaba sin cambios a 83,46 yenes.

Un alza más fuerte de la esperada en las ventas minoristas de Estados Unidos y en un índice sobre los precios al productor de noviembre ayudó al dólar a recortar brevemente sus pérdidas frente al yen al sugerir que la recuperación de la mayor economía mundial gana fuerza.

El recorte impositivo acordado la semana pasada por el presidente Barack Obama y legisladores republicanos ha llevado a los economistas a aumentar sus pronósticos de crecimiento de la economía, pero también han impulsado al alza los rendimientos de los bonos ante el temor de que se ensanche el déficit de Estados Unidos.

El dólar subió junto a los rendimientos la semana pasada, pero cayó el lunes después que la agencia Moody's advirtió que el recorte de impuestos podría llevar a una rebaja en la calificación triple A de Estados Unidos.

El euro también alcanzó un máximo de tres semanas contra el yen, ignorando un pronóstico más débil de lo esperado sobre la confianza económica en Alemania en el sondeo Zew.

Pero cayó después que la agencia calificadora S&P dijo que la deuda soberana de Bélgica podría ser rebajada dentro de seis meses, recordando a los inversionistas los riesgo de un contagio de la crisis de la zona euro.