Singapur.  El euro retrocedió más este miércoles al crecer los temores a que se extienda la crisis de deuda en la eurozona, mientras las acciones en Asia subían apoyadas en datos manufactureros mejores a lo esperado en China.

Los inversores se volcaron a la seguridad del oro, que tocó un récord en euros al comienzo de la sesión, y a los bonos del Tesoro luego de que Standard & Poor's puso la nota crediticia de Portugal en revisión para una posible rebaja porque el país podría tener que acudir a la UE y el FMI por financiación.

Aunque Lisboa, como Irlanda anteriormente, negó que Portugal necesite ayuda, los mercados están descontando un eventual rescate financiero de emergencia.

Mientras que rescatar a Portugal podría ser manejable, la asistencia para España podría poner a prueba mucho más los recursos de la Unión Europea, generando interrogantes sobre la integridad de la moneda europea y el posible contagio más allá de Europa.

El euro cayó a alrededor de US$1.2969 en las primeras operaciones en Asia, mínimos no vistos desde mediados de septiembre, y expertos dijeron que podría caer un poco más a menos que haya una acción firme.

El euro ha retrocedido alrededor de un 9% desde máximos en noviembre a US$1.4281 dólares y ha perdido un 7% en noviembre, la mayor caída mensual desde mayo.

En los mercados bursátiles, el índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 1,3% luego de que China reportó que su producción se aceleró en noviembre más que lo esperado, con un alza del índice de gerentes de compras trepando a un máximo de siete meses.

Las acciones en Shanghái subieron un 0,12%, y el japonés Nikkei ganó un 0,5% tras haber perdido casi un 2% en la jornada previa, arrastrado por descensos de los papeles chinos luego de una falta de liquidez en el mercado.

El petróleo subía 68 centavos, a 84,79 dólares por barril, mientras el oro al contado valuado en euros tocó un récord a 1.068,70 euros la onza, reflejando las preocupaciones en Europa.