Londres. El euro tocó este martes un nuevo mínimo histórico contra el franco suizo y un piso de ocho años y medio frente al yen, en medio de un descenso accionario y a la espera de que esta semana expire un importante programa de refinanciamiento de la zona euro.

El yen escalaba tras una caída de 2% de las acciones europeas, que generaba una búsqueda de refugio en la divisa japonesa, el franco y el dólar, mientras que las monedas más riesgosas, como los dólares de Australia y Nueva Zelandia se hundían.

"Los mercados bursátiles están débiles, por lo que ha habido una reversión razonablemente grande del comportamiento de la toma de riesgo", afirmó Daragh Maher, estratega de moneda de Credit Agricole.

"Ha sido una reacción amplificada, debido a la limitada liquidez, y será difícil decir cuán lejos se extenderá esta ola de ventas", agregó.

A las 0944 GMT, el euro caía más de 1,5% a 107,80 yenes, según la plataforma electrónica EBS, su nivel más débil desde fines del 2001. También caía a 1,3250 francos, su piso desde el lanzamiento de la moneda única en 1999.

El franco suizo ha subido desde que el Banco Nacional Suizo retiró este mes su compromiso de intervenir el mercado cambiario para frenar la apreciación del franco.

Contra la libra esterlina, la moneda única descendía a 80,92 peniques, su nivel más débil desde noviembre del 2008.

Frente a la divisa estadounidense, caía cerca del 0,7% en el día a un mínimo de dos semanas de 1,2178 dólares, según datos de Reuters.

Temores. El euro era presionado por las preocupaciones de que los bancos deberán pagar este jueves 442.000 millones de euros que el Banco Central Europeo les prestó hace un año a tasas mínimas para elevar la liquidez del sistema.

El BCE tiene abierta una oferta a tres meses para el miércoles que muchos en el mercado esperan que sea cubierta por los bancos que deben devolver los fondos a un año. Las expectativas apuntan a que en la oferta se coloquen 210.000 millones de euros.

Los analistas dijeron que las necesidades de financiamiento reflejaban la tensión general en el sector bancario de algunos países de la zona euro, como Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, que presionaba a la baja al euro.

"Los inversionistas temen que los bancos de los (países llamados) PIIGS puedan tomar una significativa cantidad de liquidez del sistema (en la oferta de tres meses)", comentó John Hydeskov, analista cambiario de Danske en Copenhague.

La moneda japonesa escalaba frente al dólar, que caía a 88,54 yenes, su nivel más débil desde principios de mayo.