Santiago.- “A todas estas iniciativas les queda una parte importante del proceso legislativo por delante, por lo tanto, que tengan profundidad es algo deseable para todos los actores involucrados”, sentenció el timonel del Banco Central, Mario Marcel, en relación a los proyectos de ley del gobierno y la oposición que buscan por reducir la jornada laboral.

El jefe del instituto emisor dijo que “hay propuestas con componentes de gradualidad, hay propuestas con elementos mitigadores, y pueden surgir otros aspectos de ese tipo en la discusión, tomando en cuenta su magnitud, el entorno en el que se producen y otras reformas que se discuten en paralelo”.

“Por eso señalamos que las alternativas de reducción de jornada que se proponen son más significativas que la adoptada en 2005, que tienen lugar en una economía con un potencial de crecimiento de 3% y no el 5% de 2005”, explicó el ex ministro de Hacienda en entrevista con Pulso de La Tercera.

Al ser consultado sobre el alza de los costos laborales con este proyecto Marcel señaló que, “al sumar el costo laboral de la reducción de la jornada (dependiendo de si son 35 o 41 horas), que sería de entre 9% y 22%, con el 4% de incremento de la cotización para pensiones (que en la discusión se ha planteado agregarle otro 2%), el 0,4% por el proyecto de sala cuna y el seguro de dependencia de 0,2%, da un rango que va de 14% a 29%”.

Con esos cálculos en la mano, quien también fuera director de Presupuestos llamó a mirar estas cosas en conjunto en el proceso legislativo, “porque el empleador tendrá que asumir todos esos costos y el trabajador se verá afectado por la forma en que se adapta la empresa”, ya que esta adecuación también incidirá en el desempeño de la economía, incluyendo su potencial de crecimiento.

Respecto de las críticas a sus planteamientos vertidas por el ex titular de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, y la diputada y autora del proyecto de reducción laboral a 40 horas, Camila Vallejo, Mario Marcel sólo se limitó a decir que “nuestro ánimo es alentar el diálogo constructivo, no las polémicas”.