Santiago. Los exportadores chilenos alabaron la decisión del banco central de intervenir el mercado cambiario local, pero pidieron al gobierno que complemente con otras medidas para ayudar a impulsar la competitividad de su sector.

Dado que el peso se ha negociado cerca de máximos de 32 meses frente al dólar en los últimos meses, los exportadores solicitaron que se interviniera el mercado debido a que la fortaleza de la moneda local afectaba la competitividad de sus productos.

La economía chilena dependiente de las exportaciones se encuentra entre las principales del mundo en la producción de recursos naturales como cobre, fertilizantes, molibdeno, celulosa de madera, frutas frescas y vino.

"El dólar nos tenía paralizados. Redujo nuestros ingresos, dificultando incluso solventar los costos del negocio, congeló las inversiones y generó endeudamiento. Ahora finalmente tenemos un respiro y una posibilidad para reimpulsar la fruticultura", dijo Antonio Walker, presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile, o Fedefruta.

Sin embargo, el respiro que creó el programa del banco central para elevar las reservas internacionales en US$12.000 millones en 2011, puede ser de corto aliento si el gobierno no complementa con sus propias medidas, argumentaron los exportadores.

"Es necesario tomar medidas complementarias y de largo plazo que protejan los productos [hechos en Chile], para que esta acción no se diluya en el tiempo por factores como el aumento en el precio del cobre", dijo Roberto Fantuzzi, presidente de la Asociación de Exportadores de Manufacturas y Servicios, Asexma.

Dado que Chile es el principal productor de cobre del mundo, con casi un tercio de la oferta global, la dirección del peso a menudo es determinada por los precios del metal. Los altos precios históricos del cobre, debido a los sólidos indicadores fundamentales, ayudó a impulsar el alza del peso en los últimos meses.