Una fuerte crítica a la revisión del alza del salarió mínimo, que pasó de un inicial 3,4% de finales de 2010 a 4% anunciado a principios de 2011, hizo Fedesarrollo advirtiendo un aumento en la práctica de indexación de la economía.

El centro de investigación académica indica que “bajo el nuevo escenario de aumento del salario mínimo, que se suma al choque de oferta originado en la ola invernal y a un posible aumento en el precio de la gasolina en razón a desarrollos recientes en el frente cambiario y en el precio del petróleo, el Banco de la República enfrenta un dilema que no observaba desde hace varios años”.

Dice el informe que la economía ya muestra “signos de desaceleración”, por lo que considera que difícilmente el PIB (producto interno bruto) pudo expandirse hasta apenas tocar el umbral de un 4% en 2010.

Recuerda el informe de Fedesarrollo que para el tercer trimestre de 2010 el Dane reportó un crecimiento anual de 3,6%, inferior al observado en los dos trimestres anteriores que de 4,4% y 4,5% respectivamente, e inferior a lo que esperaban las autoridades y el consenso de analistas que era una proyección cercana al 4,8%.

“Si a ello se suma lo revelado por las diferentes encuestas de opinión de Fedesarrollo durante el último trimestre del año, es poco probable que en 2010 la economía se haya expandido siquiera al 4%”, dice el estudio.

Fedesarrollo considera que el Banco de la República se verá obligado a adelantar el aumento en las tasas de interés que, todo indicaba, estaba previsto para comenzar a hacerse efectivo a partir del segundo semestre de 2011.

“Mientras que ese desempeño sugeriría que el Banco de la República debería retardar hasta el segundo semestre el inicio del ciclo de alza de su tasa de interés, proceso en que ya están embarcados los demás países de América Latina que operan bajo un esquema de inflación objetivo, el panorama inflacionario se ha complicado en los últimos meses, sugiriendo que quizás el alza en tasas de interés deba suceder más pronto para mantener la inflación en un rango de 2% a 4% este año”, destaca el informe de Fedesarrollo.

Considera el centro de estudios económicos que “más allá de sus implicaciones inmediatas sobre diversas variables, con la reciente decisión del gobierno de revisar el aumento en el salario mínimo se ha sentado un preocupante precedente”.

Advierte que “se podría haber abierto la posibilidad de que el salario mínimo sea revisado periódicamente, cuando la inflación resulte superior a la esperada”. Fedesarrollo ha criticado en forma reiterada la revisión de decreto que fijo en 3,4% el incremento del salario mínimo para este año, pero que posteriormente el presidente Juan Manuel Santos la elevó a 4%.

Dice el informe de Fedesarrollo que “esta práctica sería nefasta: aumentaría las prácticas de indexación de la economía, con efectos importantes sobre las finanzas públicas; le restaría aun más flexibilidad al mercado laboral; y le haría innecesariamente compleja la labor al Banco de la República”.