Santiago.  La economía chilena crecería en torno a un 6% en el 2011 y 2012, apoyada en un mayor dinamismo de las exportaciones y un sostenido crecimiento de la demanda interna, pronosticó este martes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en una presentación ante el Congreso.

Siete meses después del devastador terremoto que azotó al país, Larraín destacó que la economía muestra un creciente dinamismo, como la expansión del 7,6% que registró la actividad en agosto, lo que habría llevado al Producto Interno Bruto a crecer sobre 7% el tercer trimestre.

"Se está configurando un escenario de recuperación bastante sostenido", dijo Larraín aludiendo a la reactivación de la economía tras la contracción del año pasado y luego del potente sismo que dejó pérdidas millonarias.

Para el 2013 y 2014 estimó un aumento del PIB de 5,8% y 5,6%, respectivamente.

En su informe ante la Comisión Especial Mixta de Presupuesto, Larraín dijo que la economía chilena crecería un 5,1% este año, una cifra mejor que el 4,5% estimado anteriormente.

"Se espera que la demanda interna sea el motor del crecimiento en lo que resta del año, para dar paso a mayores exportaciones durante el 2011", dijo en la presentación del ministro.

El precio del cobre, principal exportación del país, anotaría un valor promedio de US$3,24 por libra en el 2011, casi el mismo promedio que en lo que va de este año, según los cálculos del Gobierno.

El mayor dinamismo de los envíos al exterior previsto para el próximo año sería acompañado por una demanda interna que crecería un 7,7%, una inflación en torno al 3,2% y un valor del tipo de cambio cercano a las 500 unidades por dólar.

Larraín destacó que el fortalecimiento de la moneda local "genera complicaciones para los sectores agrícola e industrial, pero ayuda a atenuar las presiones inflacionarias".

"Las cifras indican que los precios se mantienen bajo control y que la inflación se dirige hacia valores concordantes con el rango meta de la autoridad monetaria", dijo Larraín.

En medio de la fortaleza del peso frente al dólar y las críticas de los exportadores ante la pérdida de competitividad del sector, el Consejo del Banco Central de Chile se reunirá esta tarde con el presidente Sebastián Piñera.

La economía chilena creció en agosto a su mayor ritmo anual desde el 2004, pero se contrajo en la comparación con julio, en un dato que aumenta la posibilidad de menores alzas de la tasa clave de interés en los próximos meses, factor que quitaría algo de presión alcista al peso.