-¿Cómo afectará el alza de la tasa de referencia de la Reserva Federal de Estados Unidos [Fed, por sus siglas en inglés] a las economías latinoamericanas?

-La tasa eventualmente aumentará. Yo siempre he tenido la posición de que la Fed lo hará a fines de este año o a principios del próximo. La razón: la economía estadounidense está aún débil. Todavía estamos en una recesión del crecimiento. Obviamente será negativo para los mercados emergentes. Estos ya entienden que este suceso se aproxima. Como resultado, el carry trade [tomar préstamos en mercados con una tasa de referencia baja y llevar el dinero a otros mercados con una tasa más alta] se ha invertido. Desde 2009 el dinero estuvo llegando a economías emergentes de forma masiva. Esto ha comenzado a revertirse. La pregunta es, ¿cuando la Fed aumente la tasa habrá más dinero para retirar de estos mercados? No lo sé. Probablemente se saque más dinero de las economías emergentes. Esto generará más presión sobre los proveedores de dinero en estos países. El dinero que se dio con el carry trade se retirará. El boom de precios de commodities también se ha revertido. Estos son shocks negativos.

-¿Qué economías emergentes considera que son las más vulnerables a este evento?

-Turquía es una de ellas. China e Indonesia también lo son. En el caso de Latinoamérica, los países no han tenido una participación tan significativa en el negocio de carry trade. Brasil ha sido uno de los más importantes.

-¿Y el alza de la tasa tendrá un impacto en la inflación de estos mercados?

-El carry trade presionará a los proveedores de dinero, y ello, a su vez, presionará a las economías y las desacelerará. Probablemente las economías latinoamericanas crezcan a una tasa menor que la proyectada. Además, China, una de las economías más importantes del mundo y que ha contribuido con el 50% del crecimiento económico anual del mundo durante las últimas dos décadas, se desacelerará aún más como consecuencia de la presión sobre los proveedores de dinero. Y esas son malas noticias para América Latina.

-¿Qué medidas deberían tomar los bancos centrales latinoamericanos ante esta situación?

-Yo creo que de una vez por todas deberían eliminarse los bancos centrales y las monedas locales en América Latina. Las economías de la región deberían dolarizarse. Si ves el desempeño económico en 2014 y ves el crecimiento, el desempleo, la inflación y las tasas de interés, los cuatro países con mejores resultados son Panamá, México, Ecuador y El Salvador. Tres de esos cuatro están dolarizados. México es el único país que no lo está. El gran problema en Latinoamérica es que siempre ha tenido monedas locales muy volátiles, que no tienen disciplina y estabilidad. Es un juego de tontos tener una moneda local.

-¿Y qué opina del sistema peruano?

-Podríamos decir que el Perú es un sistema único, ya que tiene un sistema monetario dual, lo cual es bueno debido a que tener la opción del dólar en el país disciplina al Banco Central. No tengo problema, en principio, con el sistema dual. Pero en realidad deberían deshacerse de la moneda local.

-¿Y cuáles son los beneficios de dolarizarse?

-Con la dolarización tienes menor inflación, más crecimiento económico, una menor deuda y un déficit fiscal más bajo.


-Recientemente usted afirmó que Venezuela ha entrado a una “espiral de la muerte”. ¿Cómo ve el futuro del país sudamericano?
-Creo que, al menos que cambie sus políticas, Venezuela seguirá cayendo. Es un completo desastre. La única cosa que creo que podría solucionar la situación es deshacerse del bolívar y reemplazarlo por el dólar.

-¿Cómo evalúa la unión monetaria en Europa?

-Grecia nos está mostrando que la unión monetaria, si no se siguen las reglas, crea un mal comportamiento. Los griegos dijeron ‘vamos a seguir gastando’. Pero había un enorme déficit fiscal. Entonces dijeron que no había problema porque la Unión Europea (UE) los iba a rescatar. Por ejemplo, a fines de los años noventa, Bulgaria tenía hiperinflación. Se optó entonces por un currency board [un sistema de tipos de cambios fijos donde una moneda local y una divisa fuerte -como el dólar o el euro- valen lo mismo]. Hoy Bulgaria no tiene deuda, no tiene déficit fiscal, tiene un desarrollo económico mayor al promedio de los países de la UE. La razón es que Bulgaria sabe que, al no ser parte de la zona euro, debe autodisciplinarse.

-¿Qué debería hacer Grecia entonces?

-Lo mejor que podría hacer Grecia es salir de la zona euro. Debería contar con un currency board con el dragma ligado al euro, como lo hizo Bulgaria. Ese sería el mejor sistema.