Sao Paulo. Las acciones brasileñas subieron levemente el viernes, pese a que la Bolsa prácticamente borró sus ganancias por la tarde en medio de los rumores sobre una renuncia del ministro de Hacienda Joaquim Levy.

El principal índice de la bolsa de Sao Paulo, el Bovespa, ganó un 0,16 por ciento a 47.236 puntos. El volumen financiero de la jornada fue de 6.550 millones de reales. En la semana, el Bovespa cayó un 4,26 por ciento.

El Bovespa llegó a subir un 1,2 por ciento, pero la versión de la revista Veja de que Levy estaría preparando una carta de renuncia y que se la entregaría a la presidenta Dilma Rousseff más tarde el viernes minó el ímpetu del índice.

En tanto, el real brasileño se depreció un 1,92 por ciento a 3,8735 unidades por dólar, golpeado por los temores de los inversores sobre las cuentas públicas y la inestabilidad política del país. En la semana, la moneda local cayó un 3,05 por ciento tras el alza de un 4,74 por ciento en la semana anterior.

La actividad económica en Brasil cayó por tercer mes consecutivo en agosto, según datos del banco central, lo que se sumó a la evidencia de una recesión más fuerte a la prevista en la mayor economía de América Latina.

Entre las operaciones destacadas, los títulos de Bradesco cedieron un 1,91 por ciento y los de Itaú Unibanco bajaron un 1,5 por ciento, lastrando al Bovespa ante los temores a que Brasil pueda perder su nota de grado de inversión.

Las acciones preferentes de la gigante minera Vale cerraron con un alza de un 0,93 por ciento tras una jornada volátil pese a una caída en los precios del mineral de hierro en China.

Los papeles preferentes de Petrobras operaron en terreno positivo, pero cerraron con una baja de un 0,63 por ciento pese a la recuperación de los precios del crudo