Las acciones de China cayeron un 7% este jueves tras menos de media hora de negociación, lo que activó un nuevo mecanismo automático de suspensión de las operaciones.

Los mercados de Shanghái y Shenzhen cerrarán durante el resto del día.

El índice CSI300 se hundió un 7,2% a 3.284,74 puntos, mientras que el índice Shanghai Composite cayó un 7,3% a 3.115,89 puntos.

La presión vendedora sobre las acciones aumentó en línea con una depreciación del yuan que tocó su menor nivel desde febrero de 2011.