Las acciones chinas se recuperaron de sus pérdidas iniciales el lunes pero la subida fue limitada por temores de que Pekín permita una depreciación adicional del yuan, pese a las declaraciones del banco central, que la semana pasada dijo que no veía motivos para declives adicionales.

El índice compuesto de Shanghai cerró con un aumento de 0,7% a 3.994,37 puntos, la tercera sesión consecutiva de ganancias.

El índice CSI300 de las compañías más grandes con cotización en Shanghai y Shenzhen subió 0,1% a 4.077,87 unidades.

El banco central ha estado tratando de estabilizar al yuan en sesiones recientes para aliviar el nerviosismo de los inversores después de que imprevistamente devaluó la moneda en casi 2% el martes pasado.