Singapur. Las acciones de Asia cayeron este miércoles y el dólar siguió a la baja después de comentarios poco inspiradores del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, sumó elementos a las preocupaciones sobre la lenta economía mundial.

Bernanke reconoció una desaceleración económica en Estados Unidos, pero no ofreció sugerencias de nuevos estímulos para apoyar el crecimiento, lo que golpeó el sentimiento en todos lo mercados de valores y sobre el dólar mientras los inversores esperan que las tasa de interés sigan bajas por un mayor lapso de tiempo.

El dólar cayó a un mínimo de un mes por debajo de los 80 yenes mientras la divisa japonesa operaba en gran número debido una mayor aversión al riesgo se reflejó en las caídas en los precios de las acciones de Asia.

El índice Nikkei cerró con un alza del 0,1%, con ganancias en el sector finanzas que moderaron la debilidad de otros sectores.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico sin considerar a Japón cayó un 0,7% y parecía encaminarse a su quinta sesión consecutiva a la baja. Las acciones a discreción del consumidor y de recursos siguen viendo las mayores ventas por temores de que se enfríe la demanda.

"Cuando vez el dólar estadounidense más débil, la gente se preocupa sobre la historia de crecimiento mundial", dijo Justin Gallagher, jefe de ventas en RBS Australia en Melbourne.

El euro subió brevemente hasta un máxima de un mes en US$1,4696, mientras la moneda estadounidense retrocedía 1,4658 dólares, retrocediendo cerca de un 0,1%.

Los temores sobre un impago de deuda de Grecia limitarían los avances de la divisa de la zona euro.

Grecia necesita de una importante cantidad de ayuda adicional de la zona euro para evitar la primera insolvencia de un estado del bloque, informó este martes un diario alemán, citando al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble.

"Estamos enfrentando el riesgo real de la primera insolvencia no coordinada de una estado dentro de la zona euro", dijo Schaeuble al diario Die Welt en una carta dirigida, entre otros, al presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

El crudo Brent retrocedía un 0,4% hasta US$116,34 por barril, luego de ganar US$2,3 este martes. Los inversores intentan evaluar si la OPEP aumentará sus metas de producción.

El oro al contado bajaba hasta US$1,540, pero analistas ven mucho espacio para que siga subiendo mientras los inversores se desprenden de activos más arriesgado.

El oro aún está muy por debajo de su récord histórico de US$1,575 que alcanzó a comienzos de mayo, pero con el dólar estadounidense bajo presión, los mercados de valores a la baja y la crisis de deuda en Europa lejos de una solución, el lingote sigue siendo uno de los principales beneficiarios de la más reciente ronda de volatilidad.