Sidney. Las acciones de Asia rebotaban este jueves después de haber sufrido su mayor caída en un día en cuatro meses, mientras el yen se mantenía firme contra un dólar más débil, gracias al anuncio del plan de estímulo del Banco de Japón.

El BOJ dijo que se reuniría la próxima semana, adelantando la reunión de política del 15 y 16 de noviembre para acelerar el lanzamiento de un plan de compra de activos por 5 billones de yenes (US$61 millones) que busca ayudar a la economía a lidiar con un yen fuerte.

El banco mantuvo las tasas de interés cerca de cero como se esperaba.

"Lo que destaca es que el BOJ reprogramó su próxima reunión, adelantándola, lo que sugiere que el banco central quiere asegurarse de que puede tomar medidas si son necesarias después del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés)", dijo Takeshi Minami, economista de Norinchukin Research Institute, refiriéndose a la reunión de la Fed del 2 y 3 de noviembre.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico sin considerar a Japón subió un 0,7%, luego de que cayó casi un 2% este miércoles para registrar su mayor retroceso en un día desde fines de junio. Sin embargo, se mantuvo cerca de un máximo de 28 meses que alcanzó la semana pasada.

Los mercados financieros han estado volátiles esta semana mientras se intensifica la especulación sobre el volumen de la inyección de efectivo de la Reserva Federal para apuntalar la economía y si tal medida se realizará rápidamente o se prolongará por un tiempo.

Analistas esperan que la volatilidad del mercado persista de cara a la reunión de la Fed de la próxima semana.

Los actores del mercado han comenzado a reducir las expectativas sobre el tamaño de un estímulo adicional y el Wall Street Journal reportó el miércoles que funcionarios de la Fed quería evitar una aproximación de sorpresa y conmoción.

"Creo que la Fed está intentando preparar al mercado para aumentar la inyección de efectivo (QE2) y toda esta previa, de alguna manera, es para reducir el impacto si se sabe el 3 de noviembre que serán sólo 100.000 millones de dólares en lugar de 1 billón o 2 billones de dólares", dijo V. Anantha-Nageshwaran, de Julius Baer en Hong Kong.

El índice de acciones Nikkei de Japón, que no sufrió por la venta que se vio en la región el martes, retrocedió un 0,2% para terminar en un mínimo de seis semanas, mientras el índice Hang Seng de Hong Kong ganaba un 0,3% y el S&P/ASX 200 de Australia avanzaba un 0,8%.

El índice MSCI de mercados emergentes ganó un 0,2%.

El crudo ligero de Estados Unidos se mantuvo estable en 82.00 dólares por barril, mientras que el oro spot también se mantuvo estable en torno a 1.326,00 dólares la onza.

El dólar retrocedió frente a una canasta de seis divisas después de que dos días consecutivos de ganancias ayudaron al índice a regresar a territorio positivo en el 2010.

El euro subió a 1,3833 dólares desde 1,3764 dólares al cierre en Nueva York, mientras el dólar retrocedía 81,42 yenes desde 81,69 yenes, manteniéndose cerca de un récord mínimo de 79,75 yenes.