Nueva York. Los principales índices de acciones en Estados Unidos cerraron este jueves con fuertes bajas, aunque muy por encima de los mínimos del día, en una sesión en la que el Promedio Industrial Dow Jones llegó sufrir un derrumbe histórico de casi 1000 puntos e hizo recordar las negociaciones motivadas por el pánico de 2008.

Los inversionistas se desprendieron de todo, desde acciones hasta bonos riesgosos, para colocar su dinero en el refugio que ofrecen activos como los títulos del Tesoro de Estados Unidos y el oro.

Los temores a un contagio de la crisis de deuda de Grecia aumentaron durante el día dando lugar a descensos en las acciones. Sin embargo, muchos tuvieron dificultades para explicar la súbita caída de las acciones.

CNBC informó, citando a varias fuentes, que un error humano en una transacción en una "importante firma" podría haber sido el responsable del desplome que sufrieron las acciones.

Un descenso de casi 1.000 puntos representa territorio en el que hay "gente saltando desde las ventanas", dijo Gerard Cassidy, analista de RBC Capital Markets.

El Dow llegó a caer durante la sesión 998 puntos, o 9,2%, antes de recuperarse para finalizar con un retroceso de 348 puntos, o 3,2%, a 10520. Las acciones arrancaron el día en territorio negativo, pero experimentaron una caída libre durante la tarde, lo cual ubicó a algunos índices por debajo de niveles técnicos clave.

Todos los componentes del Dow cerraron a la baja, encabezados por Bank of America, que cayó 7,1%; Hewlett-Packard, que bajó 5,1%; General Electric, que descendió 4,4%, y American Express, que retrocedió 4,3%.

Los inversionistas permanecen profundamente preocupados debido a los problemas en Europa para apuntalar las finanzas de Grecia. A pesar de las protestas en las calles, el Parlamento de Grecia aprobó el jueves por mayoría absoluta un programa trienal para reducir el déficit fiscal que le permita acceder al paquete de ayuda financiera europea y del Fondo Monetario Internacional por 110.000 millones de euros.

El índice Compuesto Nasdaq bajó 83 puntos, o 3,4% a 2320, mientras que el S&P 500 cedió 38, o 3,2%, a 1128, tras llegar a desplomarse durante la sesión a 1066. Los analistas técnicos señalaron que el S&P 500 atravesó niveles de soporte técnico clave en 1150, 1120 y 1115.

Asimismo, los mercados de crédito a corto plazo -como el mercado para la tasa Libor a tres meses- comenzaron a mostrar señales de tensión y los bonos corporativos se derrumbaron.

Cuando faltaba cerca de una hora para el cierre, el volumen compuesto en la Bolsa de Valores de Nueva York ya había superado los 8.000 millones, lo que convierte la sesión en la segunda de mayor actividad del año. El máximo del 2010 fue de 8.400 millones de acciones, fijado el 16 de abril luego que el gobierno de Estados Unidos presentara cargos de fraude contra Goldman Sachs.