Londres. Las acciones europeas caían con fuerza el lunes presionadas por un descenso abrupto, a un mínimo de 29 meses, de los papeles de bancos ante nuevos problemas por hipotecas, temores a una recesión y más evidencia de diferencias políticas que pueden dificultar una solución de la crisis de deuda de la región.

El índice amplio FTSEurofirst 300 perdía un 2,8% a 922,08 unidades, con un volumen correspondiente a un tercio de su promedio diario de 90 días, mientras que la volatilidad del mercado de acciones subía un 16% a 46,53.

El índice de acciones líderes de Alemania DAX, en tanto, perdía más de un 4% a un nuevo mínimo de dos años.

Tras revertir una racha de pérdidas de cinco semanas la semana del 29 de agosto, el índice bancario europeo STOXX 600 perdía cerca de un 5,5%, con lo que acumula una caída en el año a la fecha de un 33% tras cuatro meses seguidos de bajas.

"La posibilidad de una recuperación en el corto plazo sigue siendo débil por las preocupaciones por la deuda de la zona euro, la reforma estructural y una demanda por deuda hipotecaria presuntamente vendida inadecuadamente", dijo Manoj Ladwa, operador senior de ETX Capital.

Las acciones de Royal Bank of Scotland estaban entre las más golpeadas con una baja de un 10%, mientras que el diferencial de los swaps por incumplimiento de crédito a cinco años de su deuda subordinada se ampliaron en más de 240 puntos base.

El banco es de los más complicados entre los prestamistas europeos que enfrentan una demanda multimillonaria de reguladores estadounidenses, que los acusan de tergiversar las revisiones que hicieron de hipotecas antes venderlas en instrumentos financieros.

Su par alemán Deutsche Bank, también afectado por las decisiones estadounidenses, fue golpeado por un reporte de la prensa británica que lo menciona como sujeto de una investigación de la Oficina de Fraudes Graves de Reino Unido, en relación a bonos respaldados en activos.

Las múltiples preocupaciones por el sector bancario aumentan los miedos de riesgos de contraparte entre los prestamistas, dijo Andrew Lim, analista de acciones de bancos de Espirito Santo, refiriéndose a un menor crédito para algunos bancos europeos de parte de algunos fondos estadounidenses de mercado de dinero.

"Hay un enorme riesgo en el sistema en este minuto", agregó, citando la necesidad de expandir el tamaño de un fondo de rescate, mejorando por tanto las métricas del financiamiento de deuda tanto de deuda soberana como corporativa.