Las acciones europeas cerraron con tono firme el viernes gracias a que un retroceso del euro ayudó a los papeles de exportadores, mientras que los inversores se focalizaron también en algunos resultados trimestrales que decepcionaron.

El índice regional STOXX 600 ganó un 0,95%, acelerando su alza cerca del final de la sesión cuando el euro retrocedió y el dólar se afirmó tras un sólido reporte de empleo en Estados Unidos. El índice de los principales valores de la zona euro subió un 1,2%.

El sólido reporte de empleo estadounidense podría reforzar los argumentos para que la Reserva Federal ajuste un poco más su política monetaria.

El alemán DAX y del británico FTSE 100 también cerraron con alzas, mientras que el índice STOXX registró su primera ganancia semanal tras dos pérdidas consecutivas.

"Los descensos de la libra esterlina y del euro aceleraron el movimiento alcista en el FTSE 100, el DAX y el CAC 40 (de la bolsa de París)", dijo David Madden, analista de mercado de CMC Markets UK.

Si bien los avances en los sectores financiero y de consumo de exportación fueron los principales impulsores del STOXX, Petrofac fue el valor individual que más ganó, con una subida del 8,8% después de que su operación conjunta con Samsung Engineering obtuvo un contrato.

En cambio, Swiss Re fue el principal lastre del STOXX. Sus acciones perdieron un 3% luego de que la segunda más grande reaseguradora mundial reportó una caída de sus ganancias netas mayor a la esperada.

Casi dos tercios de las compañías que integran el índice MSCI Europe ya han reportado resultados. De ellas, el 61% ha superado o cumplido las expectativas, de acuerdo a datos de Thomson Reuters.