Londres. Las acciones europeas subieron este viernes porque una prohibición de las ventas cortas de títulos financieros en Francia, Italia, España y Bélgica ofreció un respiro a los golpeados papeles bancarios.

Un alentador dato de ventas minoristas en Estados Unidos también ayudó a apuntalar la confianza de los inversores.

No obstante, los mercados bursátiles europeos cerraron la semana con pérdidas, la tercera consecutiva, por fuertes oscilaciones ante rumores sobre la salud del sector financiero y el temor a una propagación de los problemas de deuda de la zona euro.

El índice de bancos de STOXX Europe 600 subió un 4% este viernes, pero en la semana acumuló una baja de un 2,8%.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró extraoficialmente con un alza de un 3,4% a 966,83 puntos, pero acabó la semana con una caída de un 0,8%.